martes, 4 de marzo de 2008

El presidente saharaui denuncia la carrera de armamento de Marruecos y su política expansionista

Chahid El Hafed, (campamentos de refugiados), 02/03/2008 (SPS) El presidente saharaui, Mohamed Abdelaziz, denunció el sábado la política marroquí de armamento y el nuevo despliegue de sus tropas militares en los territorios saharauis ocupados así como sus "ambiciones expansionistas".

"La política actual de Marruecos es de dotarse de armamento de todo tipo (aviación, blindados, misiles diversos) y volver a desplegar tropas militares en los territorios saharauis ocupados, lo que oculta una voluntad de perjudicar que recuerda sus ambiciones expansionistas, en detrimento de sus vecinos, desde el año 1960", afirmó Mohamed Abdelaziz en una conferencia de prensa ofrecida en la sede de la Presidencia saharaui.

"Esta carrera de armamento es una preocupación profunda para el pueblo saharaui, en el momento en que el conflicto Marruecos-saharauis está en manos de las Naciones Unidas y cuando Marruecos afronta una situación social y económica difícil", dijo el presidente saharaui.

En ese sentido, añadió que se asiste a "un cambio de la política de Marruecos respecto al conflicto marroquí-saharaui y a que ha optado por la escalada, lo que significa una voluntad de agresión contra la RASD, las Naciones Unidas, la legalidad internacional y sobre todo la estabilidad de la región".

El presidente saharaui señaló que "esta veleidad agresiva marroquí" precede a la reanudación de las negociaciones directas en su cuarta ronda, previstas el próximo 16 de marzo en Manhasset, cerca de Nueva York, y cuyo retraso de cinco días sigue siendo "incomprensible" para la parte saharaui.

A este respecto, Mohamed Abdelaziz afirmó que la parte saharaui "ignora" las motivaciones que han llevado a este retraso de las negociaciones inicialmente fijadas para el 11 de marzo, añadiendo que la parte marroquí "siempre nos ha sorprendido con salidas de este tipo que ocultan motivaciones sospechosas".

A propósito de las negociaciones, precisó que la delegación saharaui irá a Manhasset respetando la forma y el fondo de las resoluciones 1754 y 1783 con la esperanza de ver cómo se llega a un arreglo del conflicto a través de un referéndum de libre autodeterminación del pueblo saharaui, emitiendo la esperanza de que la delegación marroquí "abandone su posición que consagra el hecho consumado en el Sáhara Occidental y acuda sin condiciones previas".

El presidente de la RASD ha hecho un llamamiento a Marruecos para que ponga "fin a su agresión contra un país vecino, representado por la RASD, y haga la paz con el pueblo saharaui que está decidido a continuar su lucha para hacer valer sus derechos, sea cual sea el precio que haya que pagar", hizo saber.

En ese marco, Mohamed Abdelaziz lamentó que "los Estados influyentes hayan reconocido la independencia de Kosovo y no lo hagan con la RASD, incluso si el problema del Sáhara occidental está reconocido como un asunto de descolonización por la comunidad internacional a través de numerosas resoluciones que se remontan a los años 60".

"Es preciso que los países influyentes que no han reconocido a la RASD se plieguen a la legalidad internacional", dijo recordando que la República Saharaui está reconocida por 82 países a través del mundo.

Preguntado por la posibilidad de reanudar la guerra en caso de que fracasen las negociaciones, Mohamed Abdelaziz recordó que "la guerra fue ya impuesta al pueblo saharaui en 1975 y antes, cuando había presencia española en el Sáhara Occidental", precisando que los saharauis "no desean volver a coger las armas".

"Esperamos que las negociaciones entre las dos partes conduzcan a una solución feliz que evite la reanudación de la guerra", dijo, añadiendo que el pueblo saharaui "tiende la mano a Marruecos a través de las proposiciones dirigidas a Naciones Unidas y a ese país, para construir la paz y unas relaciones de amistad al servicio de los pueblos de los dos países y también de la región, mediante la edificación magrebí que sólo Marruecos impide con su política expansionista".

El Jefe del Estado saharaui, al responder a una pregunta sobre la situación de los Derechos Humanos en los territorios ocupados, señaló que desde la anexión del Sáhara occidental, el régimen marroquí "no ha dejado de practicar su política represiva contra los saharauis".

En ese marco, recordó a los casi 500 saharauis dados por desaparecidos y a los 150 presos políticos, de cuya suerte nadie sabe nada hasta el momento actual, e hizo un llamamiento a este respecto a las Naciones Unidas y a las organizaciones internacionales para que "intervenir para proteger a la población saharaui sometida a una represión salvaje que se practica a puerta cerrada".

Para fundamentar sus afirmaciones en el tema de las violaciones de derechos, citó los diferentes informes de las organizaciones internacionales defensoras de los Derechos Humanos que dan cuenta de esas violaciones de derechos, así como el último informe de la comisión de la ONU sobre la situación en los territorios ocupados que "no ha sido hecho público inexplicablemente hasta el momento", lamentó.

Para el Jefe del Estado saharaui, "la única solución capaz de poner fin a este estado de cosas sigue siendo el levantamiento", por el régimen de Rabat, del "bloqueo mediático de la realidad que sigue existiendo en los territorios ocupados y también su libre acceso a las organizaciones internacionales independientes". (SPS)

Fuente: SPS- SAHARA PRESS SERVICE