sábado, 22 de diciembre de 2007

La pulsera de Rabab

Un relato muy bello de Conchi Moya que resume magistralmente la historia reciente del Pueblo Saharaui. Perdérselo sería imperdonable... SR


Haz lo que debas
17 de diciembre de 2007

Llevaba treinta años buscando a quién regalar la pulsera que había realizado con sus propias manos tanto tiempo atrás. A veces pensaba en aquella búsqueda como en la del zapato de Cenicienta, ¿para qué mujer sería aquella joya tan especial?

Fue orfebre durante varios años en El Aaiun, capital del Sahara Occidental, la ciudad de los manantiales, víctima de décadas de opresión por una injusta ocupación militar. Se consideraba un enamorado del pueblo saharaui, de quienes aprendió muchas cosas, su humanidad, la milenaria hospitalidad del desierto, el valor de la amistad… Ellos también le enseñaron sus formas tradicionales de trabajar la plata para hacer anillos, las bellas pulseras para el tobillo llamadas jaljal, tocados para el pelo, y tbalich, los delicados brazaletes saharauis. Sus joyas tradicionales eran muy solicitadas, y había conseguido algo muy difícil, dominar las técnicas para trabajar la plata a la manera típica del Sahara. (...)

Haz clic aquí para continuar leyendo el relato: Haz lo que debas

Fuentes:
*Haz lo que debas
*POEMARIO POR UN SAHARA LIBRE