miércoles, 19 de diciembre de 2007

Hijos de desaparecidos en el Sáhara declaran ante el juez Garzón


"Es un día histórico para nuestro pueblo", afirmaron en la Audiencia

EL PAÍS
N. JUNQUERA - Madrid
18/12/2007

Salieron triunfantes, haciendo el signo de la victoria, con grandes sonrisas y ligeras chilabas en la mañana más fría de este invierno. Pero la treintena de simpatizantes que había aguardado estoicamente en la puerta de la Audiencia Nacional durante más de tres horas corrió a abrazarles con su bandera, la saharaui.

Cuatro de los 542 hijos de desaparecidos saharauis desde 1975 -el año que España abandonó el Sáhara- acababan de describir el último día que vieron a sus padres ante el juez que instruye la querella por genocidio contra 13 altos cargos de la gendarmería marroquí, Baltasar Garzón.

"Es un día histórico para nuestro pueblo. Jamás pensamos que llegaríamos hasta aquí después de 32 años", explicó, emocionada, Houria Ahmed Lemaadel, hija de un soldado saharaui del ejército español al que nunca conoció: "Desapareció el día que nací. Nunca supo si había sido niña o niño".

"Es la primera vez que la veo contarlo sin llorar", aclaró al salir del juzgado Ali Oumar Bouzaid, otro de los querellantes, también hijo de desaparecido. "Estaba muy nerviosa intentando aguantar las lágrimas, pero él [Garzón] fue muy amable. Se sentó frente a mí y me tranquilizó mucho", añadió Houria.

La querella por genocidio, presentada en septiembre de 2006 y admitida a trámite el pasado 29 de octubre por Garzón, documenta la muerte por torturas de 56 saharauis en cárceles y enumera a cientos de desaparecidos. Los querellantes aportan como pruebas los testimonios de presos liberados. En algunos casos, el testigo es un niño: "Mohamed Mulud Baba-Hamu, DNI español B-1202171, secuestrado en marzo de 1976 en la región de Daora por la Gendarmería Real junto a su hijo de 10 años, Mulud. Éste, liberado en 1978, confirmó que su padre había muerto a causa de la tortura", recoge la querella.

Omar Heiba Meyara, otro de los querellantes, regresaba anoche a su casa de Bermeo (Vizcaya) pensando que iba a tener que darle la razón a su hijo pequeño, de 11 años: "El otro día salió Garzón en la tele y mi hijo gritó: '¡Papá, corre, es tu amigo!'. Y la verdad es que iba muy nervioso pero en cuanto me he sentado delante del juez he tenido la sensación de estar delante de un amigo", afirmó Omar.

"Hoy, el juez nos ha regalado un poco de esperanza. Estaremos eternamente agradecidos a la justicia española que investiga los genocidios. Todavía podemos encontrar a nuestros seres queridos", añadió Fatimetou Moustafá, hija de desaparecido.

La querella

- Presentada el 14 de septiembre de 2006 por asociaciones de familiares de presos saharauis por genocidio, asesinatos, lesiones y torturas contra 31 miembros de la policía marroquí.

- Fue admitida a trámite el pasado 29 de octubre aunque el juez Garzón redujo a 13 la relación de querellados.

- Entre los querellados figuran varios altos cargos marroquíes, como el general Hosni Bensliman, de 72 años, al mando de la gendarmería marroquí desde 1985.

Fuentes:
*POEMARIO POR UN SAHARA LIBRE
*SaharaLibre.es
*Cantabria por el Sáhara
*ELPAÍS.com