jueves, 20 de noviembre de 2008

LA MALA CONCIENCIA

Texto de la carta enviada al director de El País criticando la desinformación y manipulación informativa de ese medio en relación con el Sáhara Occidental y el Pueblo saharaui. Por Luis Portillo

LA MALA CONCIENCIA

(Carta al Director de EL PAÍS, 19-11-08)


Sr. Director:

Los propietarios de los medios de desinformación hacen de su capa un sayo. En este caso, manipulan a placer y a discreción. A veces, las cartas al director sirven al jefe de la casa para justificar una información que él mismo se afana en ocultar a la sociedad; y también, para acallar la mala conciencia por una oscura actuación deontológica.

Hace unos días dirigí una carta al Director de EL PAÍS (EP) criticando la manipulación y desinformación de ese medio: silencio absoluto sobre un hecho político y social relevante, cual es la manifestación de unas diez mil personas en Madrid el pasado día 15 en defensa de la libertad y la independencia del pueblo saharaui (con motivo del 33 aniversario de la firma de los ignominiosos acuerdos tripartitos, mediante los cuales el último Gobierno franquista entregó el Sáhara Occidental a los jerifaltes de Marruecos y Mauritania), al mismo tiempo que el seudo Ignacio Cembrero llevaba a la página 45 (“Gente y TV”!!!) una noticia -pretendidamente pintoresca- de solidaridad de nuestros actores con el pueblo del Sáhara Occidental. (Pareciera que el señor Cembrero se trae extraños desamores con los hermanos Bardem y, tal vez, también con buena parte de los profesionales de las artes escénicas. Él sabrá porqué).

Mi carta arremetía contra el silencio del lobby promarroquí y la complicidad silenciosa del medio de desinformación de PRISA. Seguramente, al director de EP le han llovido bastantes cartas en parecidos términos.

Hoy, miércoles 19, tras la denuncia de esa desinformación y ese silencio cómplice, EP pretende desquitarse soltando alguna de las cartas (“Saharauis”, escrita por Francisco Díaz Gallego) que sobre este tema habrán llegado a su Redacción; seguramente, una de las menos representativas, menos comprometidas y que más se presta a malinterpretar.

En primer lugar, el pueblo saharaui no es “invisible”, como se afirma en la primera línea de la carta: Pretenden hacerlo invisible medios como EP, que es algo muy diferente.

En segundo lugar, el cuento de la ayuda externa: Primero se entrega a ese Pueblo al invasor genocida y, después, se pretende hacer creer a la opinión pública que se le “ayuda” con cuatro migajas de nada, cuando lo que se hace es mantenerlo en la miseria, el exilio, la diáspora y bajo el diktat de las Potencias que, de muy diversas maneras, apoyan y facilitan la ocupación y el expolio practicados por la monarquía alauita y no exigen la aplicación al Gobierno marroquí del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas.

Hasta los animales y las alimañas necesitan comer para subsistir. Pero no es sólo ésa la “ayuda” que precisa el pueblo saharaui. Como seres humanos y como Pueblo, además de alimentación y cuidados, necesitan --¡se les debe!—el apoyo político, la solidaridad activa y eficaz de todos los pueblos, de las organizaciones y de las instituciones sociales, políticas y económicas; en particular, las del país que, en la agonía franquista, vendió ese Pueblo al enemigo, ahora que también se cumplen 33 años de la muerte del nefasto dictador. El Pueblo saharaui reclama la devolución de la tierra que les fue robada en 1975; y de todos sus derechos. Todos.

Pero no se equivoquen ustedes, señores de EL PAÍS, con su sensiblería manipuladora y su mala conciencia personal o colectiva: Al Pueblo saharaui no se le “ayuda” silenciándolo y ninguneándolo, sino todo lo contrario, devolviéndole la voz usurpada –uno más de sus muchos derechos alienados—y prestándole el máximo apoyo, sobre todo político, tanto a nivel popular como, principalmente, al más alto nivel de las instituciones de nuestra nación, palabra que pondremos con mayúscula una vez hayamos cumplido nuestras responsabilidades con ese pueblo hermano.

¡Por un Sáhara Libre!

¡Sáhara Vencerá!


Firmado: Luis Portillo Pasqual del Riquelme

Madrid, 19 de noviembre de 2008

Saharauis (Carta al Director, EP – 19/11/08 – pág. 36)

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Saharauis/elpepiopi/20081119elpepiopi_7/Tes

Una cerilla solidaria

http://sahararesiste.blogspot.com/2008/11/una-cerilla-solidaria.html

http://sahararesiste.blogspot.com/2008/11/ms-de-10000-activistas-se-manifiestan_17.html

A LA ATENCIÓN DEL DIRECTOR DEL DIARIO EL PAÍS

http://sahararesiste.blogspot.com/2008/11/una-cerilla-solidaria.html

http://espacioseuropeos.com/?cat=2

http://espacioseuropeos.com/?p=2141

Actores españoles piden libertad para el Sáhara

http://www.elpais.com/articulo/agenda/Actores/espanoles/piden/libertad/Sahara/elpepuage/20081117elpepiage_3/Tes

http://acaps-wap.blogspot.com/2008/11/aprofitem-les-oportunitats-per.html

¡Hipócritas! Hypocrites ! Heuchler! IPOCRITI!

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=69718

http://www.tlaxcala.es/detail_artistes.asp?lg=es&reference=187

EL ROBO DEL SAHARA

http://sahararesiste.blogspot.com/2008/11/el-robo-del-shara-por-thomas-m-franck.html

Nota de SR. Como contrapunto al silencio de EL PAÍS, decir que diferentes medios latinoamericanos de reconocido prestigio sí informaron de la manifestación de Madrid: La Jornada (México)

Fuentes:
*Kaos en la Red
*Canarias24horas.com
*CEAS-Sáhara / Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara

NO OLVIDES DEJAR TU FIRMA Y REENVÍALO A TUS CONTACTOS:

3 comentarios:

Francisco O. Campillo dijo...

Me parece que Luis Portillo se equivoca al criticar la carta que ha publicado EL PAÍS firmada por Francisco Díaz Gallego.

Cuando afirma que es "una de las menos representativas, menos comprometidas y que más se presta a malinterpretar" esta vertiendo una opinión descalificante hacia alguien que ha ayudado a dar visibilidad al pueblo saharaui, algo que intentamos todos.

Me duele decir esto, pero más parece un pataleo que no conduce a nada. Yo, desde el espacio de SÁHARA RESISTE quiero aprovechar para felicitar a Francisco Díaz Gallego y animarle a continuar en su compromiso. Todos los que estén dispuestos a echar una mano tienen que ser bienvenidos, todos. No es el momento para poner listones al compromiso personal de cada uno.

Un abrazo solidario.

Luis Portillo dijo...

Soy el primer interesado en intentar deshacer un malentendido importante: Yo no critico la carta titulada "Saharauis", firmada por Francisco Díaz Gallego y publicada en El País. Estoy criticando la manipulación informativa del periódico. ¡Ojala se publicasen muchas cartas como ésa!

Tampoco digo que "es una de las menos representativas...", sino "(...) seguramente, una de las menos representativas (...)" [de las que han llegado a ese periódico quejándose de su falta de información respecto a la manifestación del día 15 en Madrid y de la "noticia" de Cembrero publicada en la página 45 el día 17 (a la que me refiero en mi primera carta a ese periódico)].

Pero para entender todo eso, hay que leer mi primera carta a El País, la carta tulada "Saharauis" escrita por FDG, y mi segunda carta a El País. Y entenderlas correctamente.

Mi crítica es a la forma de "informar" de El País y a las prácticas del lobby promarroquí, incluida la editora del periódico.

Y vuelvo a remitir a mi primera carta a El País ("No sólo los Actores españoles piden libertad para el Sáhara..."). Yo no soy quién para indicar a otra persona lo que debe decir o no en su carta. Simplemente, he tomado un par de aspectos de la carta de FDG para aclarar la manipulación que se hace con estas cuestiones.

Luis Portillo

SAHARA RESISTE dijo...

Querido amigo Fran:
En primer lugar, queremos manifestar que tanto tú como Luis Portillo nos merecéis un grandísimo respeto y admiración. Y de igual manera, también queremos expresar nuestra consideración hacia todos los compañeros y compañeras del movimiento solidario. Sin distinción.
Lamentamos profundamente que se haya producido este malentendido. Aunque no hemos leído la carta de Francisco Díaz Gallego y, por tanto, desconocemos su contenido, estábamos seguros de que no era la intención de Luis Portillo el ofender a ningún miembro del movimiento. Entendemos que esta no es su línea de actuación y así se ha encargado él mismo de puntualizarlo.
Por otro lado, hemos de admitir que todos nos podemos equivocar en algún momento, y también hay que reconocer que cada uno tiene su estilo de trabajo, y que esto se refleja, sin ir más lejos, a la hora de expresar los pensamientos por escrito. Nosotros sólo podemos decir que tenemos el nuestro, y que cuando miramos hacia adentro del movimiento, intentamos ser lo más positivos y constructivos posible. Consideramos que el movimiento solidario es el resultado de un amplio conjunto de creatividades que confluyen y se retroalimentan para luchar por una misma causa, y eso es un bien común que hay que proteger. Todos los estilos de trabajo son buenos si son capaces de complementarse entre ellos. La ‘perfección’ se consigue (mejor decir ‘se aproxima’) cuando unos estilos no incomodan a otros, o no incomodan lo suficiente como para generar indignación entre compañeros de lucha.
Nos felicitamos de que se haya clarificado este malentendido, porque como muy bien dices Fran: ‘Todos los que estén dispuestos a echar una mano tienen que ser bienvenidos, todos. No es el momento para poner listones al compromiso personal de cada uno’.
El único límite, para nosotros, es cuando la opinión o la acción de uno, que de entrada es siempre muy respetable, sea la que sea, se convierte en una actitud reiterada y beligerante en contra del camino emprendido por la mayoría del movimiento. Aquí entendemos que alguien, quizás, piense que sí se ha de decir alguna cosa. Pero para nosotros, en este caso, el contraste de opiniones ha de continuar siendo igual de respetuoso y evitar caer en la descalificación (y no lo decimos por nadie en particular). Quien está muy equivocado y únicamente se dedica a poner obstáculos al avance de la organización a la que pertenece (y aquí también hablamos en sentido genérico), por lo general acaba descalificándose solo sin necesidad de ayuda.
Creemos sinceramente que tanto Luis Portillo, como Francisco O. Campillo y Sahara Resiste compartimos estos mismos argumentos.
Un fuerte abrazo,
Sahara Resiste