martes, 22 de abril de 2008

Artículo de Numa, colaborador de 'SaharaLibre.es', sobre el debate interno en el movimiento asociativo de apoyo al Pueblo Saharaui

Estimados amigos:
Adjunto artículo publicado en el foro de SáharaLibre.es para vuestra consideración.
El debate interno en el movimiento asociativo de apoyo al Pueblo Saharaui, al que pertenezco desde hace muchos años, pienso que es la forma de que siga siendo un movimiento solidario, y no se convierta en sólo un movimiento humanitario. Buscando ese necesario debate interno escribí el articulo que os acompaño.
El referido artículo lo firmo como Numa, que es como se me reconoce en la web.
Un saludo,
Numa

SÁHARA: EL PUTO POLITIQUEO

Por Numa, (
SáharaLibre.es) 20 abril de 2008

Desde hace algún tiempo, en el importante Movimiento Asociativo de Apoyo al Pueblo Saharaui, mal llamado ahora Movimiento Solidario, (más correctamente, ahora, llamarle Movimiento de Apoyo Humanitario), estamos asistiendo a importantes transformaciones, motivadas por posicionamientos o estrategias claramente políticas.

Es verdad que, en las juntas directivas de estas asociaciones, siempre han existido estas posturas políticas de unos u otros partidos; pero como todos empujaban en el mismo sentido, es decir, como todos realmente apoyaban, aún por distintos criterios, al Pueblo Saharaui, la convivencia de ellas, y en ellas, era más o menos llevadera.

Sería de incautos pensar que movimientos como este, con un considerable arraigo y base social, por la naturaleza de algunos de los proyectos y campañas que desarrollan, se podrían quedar al margen de las estrategias políticas.

Las asociaciones, hasta hace poco, le daban cobertura al Pueblo Saharaui en lo político y en lo humanitario, y necesariamente en ese orden. Pues por muchas lentejas que se envíen (absolutamente necesarias para su supervivencia), si no van acompañadas de la cobertura política a su causa, comerán, pero su problema no se solucionará nunca, salvo con aparentes y engañosas soluciones que atentan claramente contra la libertad y los legítimos derechos de este pueblo.

Los cambios de posición en la política impuesta por la dirección de los partidos políticos, y seguida por disciplina o vergonzoso silencio de sus afiliados y seguidores, han originado el desarrollo de estrategias para no quedar, como vulgarmente se diría, con el culo al aire.

El inexplicado, por inexplicable, cambio en la política de PSOE, de actual apoyo a las tesis marroquíes (incluidas hojas de ruta); el servilismo de IU a los socialistas, motivado por los sucesivos fracasos electorales y el afán de recoger las migajas que le regalen; y el pasotismo del PP, que nunca ha tenido clara su postura, salvo en el patriotero recuerdo del inicio del cobarde abandono de España del Sáhara Occidental;..., hacen, que las asociaciones “tomadas” por ellos se conviertan exclusivamente en meros gestores del apoyo humanitario, es decir, en enviar ayuda y traer niños saharauis.

Esta “toma” de asociaciones para esconder las miserias de algunos posicionamientos, está originando diversos y desagradables problemas internos, algunos de ellos, dilucidándose, tristemente, hasta en los juzgados. Mientras tanto “algunos” se frotan las manos porque están consiguiendo desarticular un importante movimiento solidario que la justa Causa Saharaui necesita.

Significativas asociaciones, en estos momentos están dirigidas por las consignas de la dirección de partidos políticos, ya sea colocando acólitos sumisos en sus juntas directivas, o sometiéndolas con el siempre controvertido tema de las subvenciones para que puedan seguir desarrollando su parcial labor humanitaria. “Mucha lenteja, pero poca o ninguna Libertad y Derechos Humanos”.

Por no terminar con una visión tan pesimista de la situación, diré que en las pocas y contadas ocasiones en las que se produce el apoyo político al Pueblo Saharaui, están apareciendo importantes grupos de jóvenes españoles, que si consiguen mantenerse al margen de las estrategias políticas de las direcciones de los partidos, conseguirán dar un vuelco a la situación, aunque sólo sea, por la vergüenza que pueden generar en las conciencias de sus mayores.

Fuente: Numa (SáharaLibre.es)