viernes, 25 de abril de 2008

Aminetu Haidar: Gracias a Internet los defensores de los DDHH hemos podido llevar al mundo nuestra voz. Hay que dejar paso a los amantes de la paz

Ver más fotos en


Poemario por un Sáhara Libre
25 de abril de 2008

Aminetou Haidar: “Gracias a Internet los defensores de los Derechos Humanos hemos podido llevar al resto del mundo nuestra voz y las imágenes de lo que en el Sáhara ocurre”

La histórica dirigente saharaui habla con EL OBSERVADOR sobre el genocidio, el saqueo internacional, la cárcel negra, Francia, la ONU y las posibilidades de la Red

El Observador

24/04/08. Sociedad. La defensora de los Derechos Humanos Aminetou Haidar conversó ayer con EL OBSERVADOR en la sede malagueña de la Asociación Andaluza para la Solidaridad y la Paz (ASPA) sobre la situación que vive el pueblo saharaui. Aminetou habló de genocidio, violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos, de saqueo de recursos, de torturas, de represión, del infame apoyo del estado francés a Marruecos, de la Cárcel Negra y de la hipocresía de la ONU. Su voz, firme y clara, es la de un pueblo que lleva más de 30 años en el exilio y sólo se quiebra al hablar de sus dos hijos, para quienes espera que su “sacrificio” (ha estado presa en dos ocasiones, fue oficialmente una desaparecida durante tres años y ha sido víctima de torturas), sirva “como el de tantas otras madres para poder vivir en el futuro en un Sáhara libre”.

LA charla se desarrolló ayer en la sede malagueña de ASPA. Aminetou Haidar, ataviada con una melfa de vivos colores, desgranó la situación por la que atraviesa su pueblo sin ahorrar acusaciones a los organismos internacionales ni al estado francés, ni por supuesto a Marruecos. Haidar, que comprende el castellano pero no acostumbra a hablarlo, se expresó en lengua hassaní ayudada por un intérprete, sin alzar en un solo momento la voz. Sus gestos y movimientos eran delicados y en un momento de la conversación atisbó una sonrisa, que la expresión de sus ojos, acostumbrados a mirar de frente al horror, se encargó de matizar. Esto es lo que dijo:

GENOCIDIO. “Desde la invasión en 1975 Marruecos se planteó el objetivo de hacer desaparecer a todo el pueblo saharaui. Hablamos de desapariciones colectivas, de mujeres, de hombres y de niños. Hablamos de un genocidio, de tirar a personas desde los aviones. Eso pasó en la época de Hassan II y hasta ahora seguimos insistiendo para que se desvele el destino de 500 desaparecidos saharauis. Y no significa que las desapariciones terminaran con la muerte de Hassan II, porque hay casos similares que sucedieron en el reinado de Mohamed VI. Sirva de ejemplo la desaparición de 15 jóvenes entre el 25 y 26 de diciembre de 2005. Las familias no tienen ninguna información sobre dónde están y el régimen marroquí afirma que desconoce el destino de esos jóvenes”.

DERECHOS HUMANOS. “Las violaciones a los Derechos Humanos empeoran cada vez más. En 2008, en los territorios ocupados se sigue sin disfrutar de los derechos básicos sean sociales, políticos o económicos. Los saharauis no tienen el derecho a opinar ni a expresar libremente sus ideas. No pueden manifestarse de manera pacifica, no pueden formar asociaciones. El régimen marroquí utiliza una política de hambre: hay familias que viven con 120 euros al mes, esos trabajadores no tienen derechos en el trabajo, ni vacaciones, ni seguridad social, ni finiquito, ni nada. La represión ocurre en la calle, en las casas, contra jóvenes, mayores y menores, sin importar la edad o el sexo. La zona se ha convertido en el escenario de un gran despliegue de las fuerzas militares marroquíes. La violencia contra los estudiantes saharauis también se da en las universidades marroquíes. Hace dos semanas en la Universidad de Marrakech estudiantes saharauis fueron atacados con armas blancas por grupos armados que estaban apoyados por la policía. Es una represión programada y estudiada. A día de hoy hay 60 presos políticos saharauis diseminados por cuatro cárceles de Marruecos”.

SAQUEO. “El Sáhara Occidental es rico en fosfatos y en pesca pero los saharauis nunca hemos disfrutado esta riqueza, lo ha hecho el régimen marroquí y sus aliados, como la Unión Europea, que aprueba que se estén llevando la riqueza del Sáhara ilegalmente”.

CÁRCEL NEGRA. “Las imágenes que han salido a la luz son poco comparado con lo que está sucediendo dentro. Las condiciones de vida son extremadamente difíciles, lo peor que se pueda imaginar: el hacinamiento, la humedad, el olor, los insectos, las infecciones, el trato de los carceleros a los presos, el trafico de drogas, la explotación, las violaciones sexuales a menores” (Vea AQUÍ una Galería de Imágenes de la Cárcel Negra).

FRANCIA. “Los saharauis sabemos perfectamente que Francia representa el obstáculo más importante a superar para conseguir nuestra independencia porque desde París siempre han apoyado políticamente las intenciones de Rabat. Es a Francia a quien hay que presionar para que cambie de postura”.

INTERNET. “Todavía sigue existiendo un embargo informativo casi total. Lo que los saharauis pedimos es que los medios de comunicación internacionales vengan a visitarnos para que la opinión pública conozca de verdad lo que está sucediendo; esto es especialmente importante en el caso de Francia. Estoy segura que la información generará una mayor concienciación de la gente, del público, que es el que puede obligar a los gobiernos a que tomen medidas con el Sáhara. Ahora, gracias a Internet y a la posibilidad de acceder y conectar con el mundo exterior, los defensores de los Derechos Humanos hemos podido hacer llegar nuestra voz y las imágenes de lo que en el Sáhara ocurre al resto del mundo”.

ONU. Las últimas declaraciones del enviado especial de las Naciones Unidas para el Sáhara occidental Peter Van Walsum en las que asegura que la independencia del pueblo saharaui “no es una meta alcanzable” ponen de manifiesto para Aminetou Haidar que ya no quedan dudas “de qué lado está Naciones Unidas. Suponen además una eliminación de la legalidad internacional que protege y avala el derecho del pueblo saharaui a su independencia. Si antes el pueblo saharaui se fiaba poco de Naciones Unidas ahora ya no se fía nada. Un informe de Naciones Unidas en 2006 sobre la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara constató las numerosas violaciones que allí se producían y que la base de estas violaciones radicaba en que Marruecos no respetaba el derecho de autodeterminación. Las presiones de Maruecos y Francia evitaron que la ONU publicase ese informe.

*Fotos: ASPA

ENTREVISTA: ALMUERZO CON... AMINETU HAIDAR

"Hay que dejar paso a los amantes de la paz"

FERNANDO ÍÑIGUEZ 24/04/2008_EL PAIS

Habla en voz muy baja. No quiere llamar la atención, pero no puede pasar inadvertida. La vistosa melfa estampada que luce y que la cubre de los pies a la cabeza choca hasta en un restaurante en el centro de Madrid que, con su decoración y comida, quiere evocar las jaimas y arenas del desierto africano. Aminetu Haidar nació en la ciudad de El Aaiún a finales de los sesenta cuando el Sáhara Occidental era todavía una provincia española. A pesar de su origen y cultura nómada, Aminetu evita acomodarse en la parte del restaurante donde las mesas están a ras del suelo. "Yo no he vivido en el desierto de forma continua, mis padres se quedaron en El Aaiún después de la Marcha Verde, pero buena parte de mi familia, igual que la mitad de mi pueblo, se tuvo que exiliar a los campamentos de refugiados que los saharauis levantamos en Argelia".

La cocina del desierto. Madrid

La dirigente saharaui pasó cuatro años en la 'cárcel negra' de El Aaiún

Aminetu Haidar se sorprende en Madrid ante un plato de cuscús de cordero. "Ya no lo puedo tomar. Me encantaba, pero mi salud no me lo permite". Mientras come un tajín de pollo y verduras, relata el origen de sus males: en 1987 quiso acercarse a una delegación de la ONU que visitaba El Aaiún y la policía marroquí la sorprendió con un montón de panfletos. Fue detenida. Permaneció hasta 1991 en la cárcel negra de El Aaiún. Los tres primeros años, con los ojos vendados. En todo ese tiempo la dieron por desaparecida, ni su familia ni ninguna organización supieron nada de ella. Relata el horror con voz suave y tranquila y ha hecho de la resistencia pacífica el símbolo de la lucha de su pueblo. "Supe después que a muchos de los chicos que detuvieron conmigo les arrancaron las uñas; otros, murieron; a algunos les tuvieron varios días colgados y les azotaron".

Sin embargo, Haidar no esboza ni el más mínimo sentimiento de odio hacia los marroquíes que viven ahora en El Aaiún mezclados con la población autóctona. "De tantos años por el desierto, la cultura nómada de los saharauis se ha basado en tratar bien a los vecinos. Estamos en contra de la ocupación y nuestra oposición es hacia el régimen de Marruecos, no contra su pueblo, al que consideramos hermano y que no tiene la culpa de nada".

La columna vertebral hecha añicos, la vista disminuida, las costillas frágiles y una úlcera de estómago son las consecuencias físicas que aún perduran de las torturas. De las psicológicas y morales, habla con pudor, queriendo derivar su sufrimiento al de todo su pueblo.

Cumplidos ya los 40, tiene una hija, Hayad, de 15, y un hijo, Mohamed, de 13. Las emocionantes cartas que les escribía desde la cárcel en las que les describía mundos idílicos entre playas y palmeras para que ellos no perdieran la esperanza le valieron el apelativo de madre coraje saharaui. Aminetu Haidar está en Madrid para paliar en el hospital La Paz parte de las secuelas físicas de su lucha. Saboreando un vaso de té al final de la comida, del que dice que no sabe igual de bien que los que ella hace con todo el pausado ritual saharaui, se permite una llamada al mundo: "Hay que dejar paso ya a los amantes de la paz. Que nuestro caso sea una excepción".

Aminetu (Limam Boicha)

En Ti araron un surco
y desgajaron tus ramas,
tus tallos,
tus pétalos.

Te negaron
sorbos de agua,
rayos de luz,
y hasta un trozo de Melhfa.

Pero en Ti existe
una exuberante vegetación de memoria,
una brisa del océano,
y esa próxima
y anhelada lluvia nuestra.

Fuentes:
*POEMARIO POR UN SAHARA LIBRE
*FANDAS-Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara
*El Observador
*EL PAÍS