martes, 6 de mayo de 2008

No nos quieren


Colectivo de la Juventud Saharaui
3 de mayo de 2008

Otra resolución. Otro papelito del Consejo de Seguridad de la ONU, que habla mucho sin decir nada. Dos páginas, y cero contenidos. Los que mandan en el planeta se han confesado: dicen que no nos quieren. La ONU también se ha confesado: dice que sólo existe sobre el papel.

Los saharauis llevamos tiempo reclamando justicia. La justicia también anda reclamando justicia, y denunciando lo que en su nombre se hace. Los que mandan, los cinco que se han repartido el pastel, y andan hincando el diente allá donde les apetezca, dicen que hay que ser realista, o sea, aceptar que si no tienes un tutor de peso, has de multiplicarte por cero. Kosovo lo tiene, y ya es independiente. Los saharauis creemos que la justicia es suficiente tutor, de mucho peso y de más valor. La justicia se defiende, que ella también anda necesitada de algún tutor, porque los que tienen su custodia la habían robado, ningún juez dictó sentencia para que la custodia de la justicia pase a pertenecerlos. De ahí la melancolía de la justicia, se reprime pensando que lo único que tiene de bonito es el nombre, lo demás dejó de ser atractivo, y ya no llama la atención. Y últimamente anda entre juzgados para cambiarse de nombre, que ya no le gusta el que tiene y le resulta arcaico, quiere poner un “in” para no quedarse atrás en el tiempo. Su solicitud no fue admitida a trámite.

La otra justicia, la que no permite que la entreguen, anda esperando que se la conquiste sin mediadores. ¿Creemos más en la justicia que nos pueden entregar, o en aquella que nos entregaríamos a nosotros mismos?, ¿en la que quiere cambiarse de nombre, o en la que no entiende de mediadores? Vamos a seguir siendo, por tanto, viudos de la justicia, como dijo mi tocayo, o buscaremos la otra justicia para acabar con nuestra viudedad.

El Consejo de Seguridad de la ONU, en el que están 15, diez de los cuales mudos, ciegos, sordos y mancos, dice que hay que ser realista para solucionar el conflicto, y nadie entiende lo que quieren decir. En la fe de errores lo aclaran: realismo quiere decir renuncia, y renuncia quiere decir ignorancia, e ignorancia quiere decir inexistencia, y la inexistencia confiesa que en ella existe el derecho internacional, y el derecho internacional confiesa que, los que en su nombre hablan y actúan, no nos quieren.

Mustapha M-Lamin Ahmed

Fuente: Colectivo de la Juventud Saharaui