martes, 17 de noviembre de 2009

Cayo Lara: 'mientras los Saharauis resistan, los que nos creemos la Declaración de los Derechos Humanos tenemos que seguir empujando y apoyando'

Vídeo: El Sáhara y las Naciones Unidas. Consejo de Derechos Humanos. Ginebra, 22 de septiembre de 2009. Fuente: Denis Vericel



laRepública.es
14 de noviembre de 2009

Entrevista del dirigente de Izquierda Unida, durante la manifestación de apoyo al Pueblo Saharaui en Madrid

Cayo Lara: "mientras los Saharauis resistan, los que nos creemos la Declaración de los Derechos Humanos, tenemos que seguir empujando y apoyando"


Julio Castro – laRepública.es

Durante la manifestación en apoyo, un año más, a la causa Saharaui por la independencia de sus territorios, ocupados por Marruecos desde hace 34 años, pudimos hacer algunas preguntas al Coordinador General de Izquierda Unida, acerca de la situación política y del posicionamiento actual de la formación que encabeza. Hacemos brevemente con Cayo Lara un breve repaso de algunos puntos respecto a la situación internacional, pero también a la cuestión política en referencia a España como potencia colonizadora. También aprovechamos para preguntarle por la detención de Aminetu Haidar, activista pro Derechos Humanos saharaui, detenida la noche anterior al regreso a su tierra. Recordemos que Aminetu estuvo encarcelada por motivos políticos durante años, en la llamada Cárcel Negra, uno de los peores centros de confinamiento del mundo, en malos tratos y torturas.

¿Plantea Izquierda Unida alguna solución plausible ahora mismo respecto al Sáhara tras 34 años de ocupación?

Sí, ahora mismo estamos planteando algunas medidas que defendemos junto a las Asociaciones que apoyan los derechos del Pueblo Saharaui. Pedimos que se deje de vender armas a Marruecos por parte del Gobierno español. Queremos que se aproveche la Presidencia Europea por parte de Zapatero, para que no se consagre lo que es el Estatuto avanzado, que es lo que se está haciendo por parte de la Comisión Europea y el Parlamento en estos momentos (para entendernos, se trata de un estatus de privilegio mayor para Marruecos y también para Israel). Planteamos que se denuncie de una manera pública, clara y concreta la situación de violación sistemática de los Derechos Humanos en los territorios saharauis ocupados.

Se tiene que exigir la liberación de los presos políticos en Marruecos, de la gente que está sencillamente pidiendo que se les devuelvan los territorios que les fueron usurpados hace 34 años y, finalmente se tiene que propiciar de una vez el derecho de autodeterminación del Pueblo Saharaui con ese referéndum que se viene exigiendo para que puedan de una vez vivir en paz, porque sí sé que hay pueblos en una situación similar, como es el Pueblo Palestino, pero es digno de encomio ver la dignidad de este pueblo que, tras 34 años viviendo en los campamentos de refugiados, que se podían haber disuelto en Europa y en el mundo, si hubieran querido, pero se han mantenido allí con el tesón para volver a su tierra que les fue arrebatada y usurpada en 1975.

Consiguientemente, mientras ellos resistan, tenemos que seguir empujando y apoyando, desde la gente que nos creemos la Declaración de los Derechos Humanos.

¿Qué opinión se tiene respecto a los acuerdos de pesca en aguas territoriales saharauis, y ahora también las prospecciones de hidrocarburos en los que empresas españolas participan activamente, y desembolsamos un dinero que va a parar a las arcas de la corona marroquí?

Es una barbaridad. Estamos planteando que se tienen que romper las relaciones comerciales respecto a los territorios ocupados. No les podemos seguir sacando riquezas o siendo colaboradores directos de que se les quiten en la zona ocupada del Sáhara Occidental, para que se vaya enriqueciendo con eso el Gobierno de Marruecos, que sigue violando los Derechos Humanos.

En ese sentido, el Gobierno español tiene que ser más firme en la defensa de esta posición y una cosa, yo creo que hoy Rodríguez Zapatero debería recordar que Felipe González, en 1976 prometió en los campamentos de refugiados, en mitad del desierto, que si un día era Presidente del Gobierno, haría lo imposible por conseguir que el Pueblo Saharaui volviera a sus territorios. Y Zapatero que es del mismo partido e ideología que Felipe González, tiene la obligación de hacer realidad aquellas palabras y aquel compromiso que adoptó González con el Pueblo Saharaui. Esa es su responsabilidad. Y si no, la historia le juzgará, y de manera muy negativa.

Marruecos hoy día es un compendio de diferentes pueblos y culturas (recordemos también a los rifeños, por ejemplo), que muchas veces no tienen ninguna relación, situación que a veces aprovecha la corona marroquí para mantener “en el redil” al Sáhara ¿Puede influir esta situación en que España y Europa no quieran implicarse?

Ese no es argumento: el que pueda haber más peticiones de derechos de autodeterminación o independencia, no justifica el caso del Sáhara. Porque este era nuestro Protectorado y, cuando descolonizamos, España no cumplió con las normas de la Convención de Ginebra y no cumplió con las normas internacionales, acerca de cómo debe producirse una descolonización.

Les abandonamos a su suerte y favorecimos que fueran invadidos por otro país, que en definitiva no era el Sáhara Occidental, y el gobierno de la dictadura y luego del principio de la transición española, no cumplieron con sus obligaciones como Estado colonizador del Sáhara Occidental. Y como fue un problema de Estado, tiene que resolverlo éste, porque todos somos responsables de haber dejado tan indefenso al Pueblo Saharaui y permitir que se esté violando sus derechos durante 34 largos años.

Respecto a Aminetu Haidar, la activista pro Derechos Humanos saharaui, que hace dos años recibía en España el premio Juan Mari Bandrés por su labor, era detenida la pasada noche en El Aaiún, al intentar regresar a su tierra ¿Qué se debe hacer para liberarla?

La presión internacional, no hay otro camino. Pero es la prueba más evidente de que Marruecos no está por la labor de levantar la mano en la presión y la represión que está ejerciendo sobre la ciudadanía. Le importa un comino, por lo menos así lo demuestra, que sean ciudadanos de a pié, o que sea gente que tiene premios por su defensa de los Derechos Humanos, como es el caso de esta luchadora del pueblo saharaui. Por lo tanto, no queda más que la presión internacional.

Fuentes:
*Denis Vericel
*laRepública.es