martes, 1 de abril de 2008

Carta abierta a la UE de Mohamed Sidati, Ministro Delegado de la RASD para Europa



Frente POLISARIO
Representación para Europa

31 de marzo de 2008

«Sin embargo, en el Sahara Occidental la vigilancia es más estrecha, y el acoso a los defensores de derechos humanos es más habitual... Fueron raras las críticas abiertas de funcionarios europeos a las prácticas de Marruecos en materia de derechos humanos. En julio, la UE y Marruecos firmaron un acuerdo para la concesión de 654 millones de euros en ayuda financiera europea para el período 2007-2010. El acuerdo designa los “derechos humanos y la gobernabilidad” como una de sus áreas prioritarias.»

Human Right Watch World Report 2008


Unos sesenta presos de opinión saharauis, diseminados por las cárceles de Agadir, Tarudant, Salé, Kenitra, Tiznit (Marruecos), y El Aaiun (Sáhara Occidental ocupado) han mantenido, durante cerca de un mes, una huelga de hambre.

Reclamaban derechos legítimos, como la mejora de sus condiciones carcelarias, el respeto de su dignidad humana, y piden, en definitiva, que se les haga justicia.

Han sido condenados, al término de juicios inicuos, por haberse expresado pacíficamente a favor de la autodeterminación de su pueblo, que por otro lado está garantizada en la Carta de Naciones Unidas y por el Derecho Internacional.

Las autoridades marroquíes han multiplicado en estos últimos meses los secuestros, los abusos, las detenciones en los territorios ilegalmente ocupados del Sáhara Occidental, y practican sistemáticamente la tortura de los presos.

El World Report 2008 Human Rights Watch da testimonio de ello. Este informe revela que: “los servicios de represión marroquíes han dispersado violentamente las manifestaciones organizadas, en varias ciudades, por estudiantes independentistas saharauis en el mes de mayo, y los tribunales condenaron a continuación a algunos de estos estudiantes a penas de prisión por haberse entregado a la violencia, acusación completamente prefabricada en algunos casos.

La represión de la contestación pública ha sido más feroz en el Sáhara Occidental que en otros lugares. La policía recurrió a la fuerza regularmente para dispersar sentadas pacíficas a favor de la autodeterminación y, a menudo, reaccionó haciendo un uso excesivo de la fuerza en incidentes en el curso de los cuales los manifestantes cortaron las calles…

Las autoridades siguen limitando los desplazamientos al extranjero de algunos militantes saharaui, a pesar de que este tipo de medidas ha disminuido a lo largo de los últimos años. Se han negado a conceder un reconocimiento legal a toda organización saharaui defensora de los Derechos Humanos que se dedique a sacar a la luz los abusos marroquíes, e impidieron a una de estas asociaciones, el Colectivo de Defensores Saharauis de los Derechos Humanos, realizar su asamblea constituyente en El Aaiun el 7 de octubre.

Actualmente, esos 60 presos políticos saharauis reivindican derechos elementales: humanización de su condiciones carcelarias, respeto de su dignidad, aplicación de las normes internacionales relativas a los presos políticos.

Estos presos saharauis están reducidos a sobrevivir en condiciones infrahumanas, agotados por las pruebas que afrontan y corren el riesgo de guardar secuelas irreversibles para el resto de su vida.

Las autoridades penitenciarias deniegan toda asistencia sanitaria a estos presos. A sus reivindicaciones, las autoridades marroquíes responden con la indiferencia, la arrogancia, el desdeño y frases vejatorias, cuando no es con brutalidades.

Consideramos necesario hacer partícipe a la Unión Europea de este drama humano, así como pedir a sus dirigentes y sus responsables que intervengan urgentemente para exigir de las autoridades marroquíes la liberación de estos presos de opinión saharauis y que dejen de oprimir y reprimir a la población saharaui.

La Unión Europea, que no ha dejado de hacer valer en el mundo los valores de justicia, libertad, respeto de los Derechos Humanos y de los pueblos; la Unión Europea que acaba de reiterar solemnemente su firme oposición a toda forma de tortura y otras prácticas degradantes y atentatorias contra la dignidad humana, sean cuales sean los lugares en que se producen y las causas invocadas, no puede seguir con los brazos cruzados ante la tragedia que se desarrolla a sus puertas.

Pero por desgracia, la Unión Europea permanece muda, a pesar de la esperanza que ha suscitado ante los pueblos por sus proclamaciones sobre la primacía del Derecho, la elevación al más alto grado de los valores humanos como la justicia, la dignidad y la libertad.

La Unión Europea, a través de algunos de sus países miembros, tiene responsabilidades muy particulares en el drama que oprime al pueblo saharaui, que sufre en su cuerpo y en su dignidad la opresión y la represión organizadas por las autoridades marroquíes.

Pedimos también a la Unión Europea que intervenga para hacer que finalice el bloqueo impuesto por las autoridades marroquíes sobre el Sáhara Occidental. Negar el acceso a estos territorios ocupados, tanto a la delegación Ad Hoc del Parlamento Europeo sobre el Sáhara Occidental como a la prensa internacional, a las ONG y a los observadores independientes, permite a Marruecos seguir violando impunemente los Derechos Humanos de la población saharaui.

La Unión Europea tiene medios de lucha contra las atropellos de estos valores, allí donde se produzcan. Y con su socio Marruecos tiene previsto, además en sus acuerdos contractuales, la necesidad de hacer que se respete la democracia y los Derechos Humanos, sin ninguna discriminación.

Pero nos vemos obligados a afirmar que, a pesar de los testimonios irrefutables y los informes aplastantes sobre los abusos cometidos por las autoridades marroquíes contra la población saharaui, sus gritos de auxilio y su petición del respeto de los derechos humanos básicos no han encontrado el eco que merecen ante la Unión Europea

Más aún, por el cuidado de darle todas las facilidades al proceso de arreglo político del conflicto que nos enfrenta a Marruecos, tal como está establecido por la ONU; y por respeto a nuestro compromiso desde hace numerosos años de trabajar por una solución justa y pacífica basada en el ejercicio por el pueblo saharaui de su derecho inalienable a la autodeterminación, el Frente Polisario se ha abstenido desde hace 17 años de recurrir a cualquier tipo de acción violenta.

El pueblo saharaui, a pesar de la capa de plomo que lo oprime, de la represión feroz que ejercen las autoridades de ocupación, no deja desde hace años de expresar pacíficamente, en los territorios bajo ocupación marroquí, su voluntad inquebrantable de autodeterminarse y de vivir libre y en paz con todos sus vecinos.

Así, la Unión Europea tiene la responsabilidad de hacer que se respete el Derecho a Vivir en libertad y dignidad del pueblo saharaui y preservar de la escalada a la que Marruecos quiere arrastrar a toda la región.

Esperando su intervención en un tema tan crucial, acepte mis más altas consideraciones

Mohamed Sidati
Ministro Delegado para Europa
Miembro del Secretariado Nacional del Frente Polisario

Fuente: POEMARIO POR UN SAHARA LIBRE