lunes, 31 de marzo de 2008

Los fascistas y los saharauis (Carta abierta al Editor de "Mundo Árabe")


Kaosenlared.net
29 de marzo de 2008

El autor critica la política informativa de la web de "Mundo Árabe" con reespecto al Sáhara Occidental y el pueblo saharaui.

Luis Portillo (Para Kaos en la Red) [29.03.2008]

Sr. D. Ahmed Hijazi

Editor de “Mundo Árabe”

Madrid

Madrid, 27 de marzo de 2008

Muy Sr. mío:

Me tomo la libertad de dirigirle esta carta abierta en mi condición de ciudadano solidario con la causa del pueblo saharaui.

Por pura casualidad, he tenido conocimiento del texto del correo electrónico enviado por Vd. a Poemario por un Sáhara Libre, pidiendo ser dado de baja en su lista de envíos, alegando, como pretendida razón de esa decisión, el hecho de que GEES –Grupo de Estudios Estratégicos, al que Vd. califica de “fascista”- haya publicado un excelente trabajo, muy documentado y con un inusual conocimiento, por parte de su autora, del tema objeto del mismo.

No dejo de asombrarme cada día, y cada vez más, de la amplia panoplia de seudo argumentos y artimañas que utiliza el lobby cuando algo no le gusta. Porque, en definitiva, no aporta Vd. ninguna razón objetiva que justifique su decisión, o la de sus jefes; decisión que, por supuesto y en cualquier caso, son ustedes muy libres de tomar. Están ustedes en su derecho. ¡Faltaría más!

Pero convendrá Vd. conmigo en que la comunicación dirigida a Poemario no es una razón, sino una excusa para intentar dar una bofetada a Poemario y, de paso, a todo el movimiento de solidaridad con el pueblo saharaui, con el que ustedes no están y al que, por tanto, no sólo no apoyan sino que, a lo peor, preferirían incluso que no existiese, conforme al diktat del lobby y del Majzén.

Y todo ello, sencillamente –y esta es la verdadera razón de su comunicación a Poemario-, porque les ha molestado, perturbado, vamos, que no han soportado el contenido del trabajo de una experta profesora de Historia, Ana Camacho, en su extraordinario artículo <Terrorismo y guerra en el Sáhara>; un artículo ciertamente clarificador que nos ha venido muy bien a muchos de los que no somos majzenarios. Ustedes no querían que los valiosísimos y muy oportunos razonamientos desveladores de Ana Camacho salieran a la luz y fueran conocidos por el gran público, conforme a las habituales prácticas del poderoso –y muy generosamente financiado- lobby promarroquí, al que ustedes están vinculados vía Casa Árabe, Embajada de Marruecos, Ministerio de Asuntos Exteriores..., y así hasta llegar a la White House, el Elíseo y los diversos palacios de las monarquías fraternas, tanto en Madrid como en Rabat, Marrakech o, más allá, en los dominios de las progresistas monarquías petroleras del Golfo.

Son muchos los interrogantes que surgen al leer la comunicación que Vd. dirigió hace unos días a Poemario. Le señalo algunas para no abrumarle en exceso.

En primer lugar, tanto Mundo Árabe como Casa Árabe (y otras instancias que no menciono) reciben la información facilitada por Poemario por diversos conductos. De manera que les sobra a ustedes que el propio Poemario les suministre esa información directamente. No hace falta llegar a los servicios secretos alauitas, pero tampoco éstos están de más. Al contrario, funcionan muy bien, como señala el ex embajador estadounidense ante Naciones Unidas, Frank Ruddy, que alguna experiencia tiene en estos asuntos en lo concerniente al Sáhara Occidental, como ha dejado escrito para la Historia en su <Sáhara Occidental: la última colonia en África>; trabajo éste que, casualmente, ustedes no recogen en su sitio web. ¿Cabía esperar otra cosa? ¿También es fascista Frank Ruddy?

En segundo lugar, si tanto les molesta que un trabajo –en este caso, el de la profesora Ana Camacho- sea publicado por GEES, ¿por qué no lo publican ustedes en la web de Mundo Árabe? ¿Tanto les asustan las verdades? Y, en cualquier caso, si los razonamientos de la profesora Camacho fueren falsos, inexactos o incorrectos, ¿por qué no intentan refutarlos ustedes, o el resto del think tank del lobby? Pues esa sería la manera científicamente correcta de proceder, no metiéndose con Poemario y descalificando (ustedes verán) a los medios que han publicado trabajos muy valiosos y muy bien documentados. El pueblo saharaui no puede estar con un partido u otro, al albur de las alternancias en el poder, por la sencilla razón de que el Sáhara Occidental no es una cuestión partidista, sino una cuestión de Estado, que exige, por tanto, un pacto de Estado: Fue el último gobierno franquista quien entregó el Sáhara a los nuevos invasores y ocupantes, a espaldas de y dejando en la estacada al embajador Jaime de Piniés, él solito, defendiendo ante el Consejo de Seguridad de la o­nU la legalidad internacional, mientras los jerarcas de la madre patria pactaban y vendían a sus espaldas, también a espaldas del pueblo, pero con el conocimiento y la bendición de Washington. Los gobiernos posteriores, en la transición y en la democracia, han aparentado que miraban para otro lado. Pero la realidad es que, a fecha de hoy, el Estado Español sigue siendo legalmente la Potencia Administradora, responsabilidad que ni ha transferido ni puede transferir unilateralmente, como dejaron bien claro el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya y múltiples resoluciones de Naciones Unidas, entre ellas la Resolución S/2002/161.

En tercer lugar, el objeto del trabajo de Ana Camacho no es única y exclusivamente la defensa del pueblo saharaui y de su legítimo representante, el Frente Polisario, sino también y principalmente, incluso antes que lo anterior, hacer frente a las mentiras y las intenciones perversas del lobby majzenario, poner coto a la manipulación e intoxicación que con tanta dedicación y esmero practica el lobby promarroquí. En definitiva, el trabajo de Ana Camacho trata de hacer claridad allí donde otros pretenden que reinen las tinieblas, la confusión y el desconocimiento; sacar a la luz la verdad –que es lo que verdaderamente les molesta a ustedes en este caso- y, en consecuencia y como derivación lógica y coherente, ponerse -como esa verdad exige- al lado del pueblo saharaui, de sus legítimas razones, de sus derechos inalienables, de su causa justa y solidaria, con independencia de dónde haya sido publicado. ¡Sólo faltaría que la calidad y excelencia de un artículo tuvieran que depender del medio en el que se publique! Iríamos apañados entonces.

En cuarto lugar, el trabajo de Ana Camacho no sólo ha visto la luz en la publicación que Vd. califica de “fascista”, sino en varias otras más, por ahora y por lo que conozco. E intuyo que seguirá difundiéndose aún mucho más, por tratarse de un trabajo valioso que aporta luz, razón y verdad, mal que les pese al Majzén y sus corifeos. Esa amplia difusión indicaría que hay un interés, una receptividad –también una burda censura aquí, en España; no hablemos ya de Marruecos-, una enorme audiencia y una marea solidaria, que no sólo no se extingue sino que va in crescendo y que aumentará más y más. Y ya que esto es así, ¿por qué no lo publican también ustedes? ¿Están ustedes con la legalidad internacional y, por tanto, con la causa del pueblo saharaui? ¿O, por el contrario, son sólo un brazo más del lobby, un medio más de adoctrinamiento e intoxicación, en definitiva, una ramificación del Majzén?

Porque, si no, ¿a qué viene mantener “en cartel”, en la cabecera de su página del Sáhara (¡Occidental!), a los señores Bernabé y Chaui, insistente transmisor de las tesis marroquíes el primero y, el segundo, Ministro Plenipotenciario de la Embajada de Marruecos en España, o sea, línea directa con Mohamed VI y su intrigante consejero André Azoulay? Hace ya algún tiempo, en una carta y en un artículo, creí haber dejado suficientemente claro de qué mensajes se hacen portavoces esos señores (que también están en su derecho, obviamente).

En quinto lugar, yo mismo les envié a ustedes, hace meses, mi artículo <La legalidad internacional no es una utopía> -en el que refutaba los razonamientos promarroquíes del Sr. Bernabé López- junto con una carta en la que les rogaba o agradecía su publicación en Mundo Árabe. Ustedes no lo publicaron. Y callaron. ¿Alguna razón especial para que la web de Mundo Árabe no haya publicado ese trabajo? ¿También era “fascista” mi artículo? Su silencio cómplice les delata. GEES, en cambio, sí lo publicó; como también otros muchos medios “antifascistas”, por utilizar su propia deriva terminológica. Y ese artículo, a pesar de la censura, ha dado la vuelta al mundo, en cuatro idiomas (ni yo lo traduje ni pedí a nadie que lo hiciera)... Pero ustedes, no; ustedes, la verdad histórica, no; la realidad de los hechos, no. Lo que les dicta el Majzén, sí. Que para eso paga. Por cierto, el mencionado artículo ha sido reelaborado y actualizado a petición de una revista académica francesa.

Entiendo, lógicamente, que no soy ninguna eminencia –ni lo pretendo- como para que mi defensa, legal y/o de opinión, del pueblo saharaui y sus legítimas razones no merezca ser recogida en su web, como tampoco lo ha sido en otros medios. Vale, aceptado. Y además, también aquí, en esto, están ustedes en su pleno derecho. Pero dejando de lado ese hecho menor e irrelevante (mi artículo arriba citado), lo cierto es que ustedes tampoco se han dignado publicar en su dudosa web trabajos verdaderamente relevantes sobre el Sáhara Occidental escritos por autores de prestigio y valía intelectual internacionalmente reconocidos. Y cito, en primer lugar, como ejemplo de honestidad, coherencia, responsabilidad, solidaridad y respeto a la legalidad internacional, la Carta de Thabo M’Beki, presidente de la República de Sudáfrica, al rey de Marruecos. Pero puedo citar otros muchos, entre ellos: Frank Ruddy (ex embajador de EE UU ante la o­nU), Stephen Zunes (Universidad de San Francisco, EE UU), John Bolton (ex representante permanente de EE UU ante la o­nU y que incluso podría estar muy cerca de ustedes ideológicamente), Aminetu Haidar (Premio Juan María Bandrés 2005), Karin Scheele (Miembro del Parlamento Europeo y Presidenta del Intergrupo sobre el Sáhara Occidental), Roger S. Clarrk (Rutgers Law School, New Jersey, EE UU), Lauri Hannikainen (Universidad de Turku, Finlandia), Carlos Ruiz Miguel (Universidad de Santiago, España), Eduardo Trillo de Martín-Pinillos (UNED, España), Catriona Drew (Universidad de Londres, UK), Thomas M. Frank (American Journal of International Law y Universidad de New York, EE UU), Jaime de Piniés (ex embajador de España ante la o­nU), Yahia H. Zoubir (Euromed Marseille School, Francia), Daniel Volman (director del African Security Research Project, Washington, EE UU), Kamal Fadel (representante del Frente Polisario en Australia), Jacob Mundy (University of Exeter, UK), Raphael Fisera (European Inter-University, Venecia, Italia), Pedro Pinto Leite (International Platform of Jurists for East Timor, IPJET, e International Association of Jurists for Western Sahara), Fernando Mariño (Universidad Carlos III, España), Charles Scheiner (International Federation for East Timor), Stephanier Koury (Universidad de Londres, UK), Marcel Brus (Universidad de Groningen, Países Bajos), Vicent Chapaux (Universidad Libre de Bruselas, Bélgica), Sasha Stepanova (jurista, República Checa), Carlos Wilson (Western Sahara Resource Watch, WSRW, EE UU), Erik Hagen (periodista, Noruega), Jean-Paul Le Marec (periodista, Francia), Pal Wrange (Principal Legal Advisor, Ministerio de Asuntos Exteriores, Suecia), Jaume Saura Estapà (Universidad de Barcelona y presidente de l'Institut de Drets Humans de Catalunya, España), Ian Williams,...

En fin, ni siquiera les ha merecido la pena a ustedes hacer una minúscula reseña de la excelente recopilación de trabajos editada por Karin Arts y Pedro Pinto Leite con el título <International Law and the Question of Western Sahara>, que tampoco me parece una publicación “fascista” y que, por lo tanto, debiera ser del agrado de ustedes, conforme al contenido de su comunicación a Poemario. Casualmente, y para no quedarme corto, la única publicación de un representante saharaui en la web de Mundo Árabe (el artículo de Ahmed Bujari, ), resulta que no está disponible (literalmente: “No está autorizado a ver esta página”). ¿Mera casualidad, o... simple “fallo tecnológico”? Estamos ya tan acostumbrados a páginas web que “se caen” y vínculos que “desaparecen”...

Tampoco publican ustedes en su web las palabras dirigidas por Felipe González a los saharauis, el 14 de noviembre de 1976, primer aniversario de los Acuerdos Tripartitos de Madrid, en su visita a los campamentos de refugiados de Tinduf:

"...Hemos querido estar aquí hoy, 14 de noviembre de 1976, para demostrar con nuestra presencia nuestra repulsa y nuestra reprobación por el Acuerdo de Madrid de 1975... El pueblo saharaui va a vencer en su lucha. Va a vencer, no sólo porque tiene la razón, sino porque tiene la voluntad de luchar por su libertad. Quiero que sepáis que la mayor parte del pueblo español, lo más noble, lo más bueno del pueblo español, es solidario con vuestra lucha. Para nosotros, no se trata ya del derecho de autodeterminación, sino de acompañaros en vuestra lucha hasta la victoria final. (...) Como parte del pueblo español, sentimos vergüenza de que el Gobierno no haya sólo hecho una mala colonización, sino una peor descolonización, entregándoos en manos de gobiernos reaccionarios como los de Marruecos y Mauritania. Pero debéis saber que nuestro pueblo también lucha con ese Gobierno que dejó en manos al pueblo saharaui de los Gobiernos reaccionarios. (...) Sabemos que vuestra experiencia es haber recibido muchas promesas nunca cumplidas; yo quiero, por consiguiente, no prometeros algo, sino comprometerme ante la Historia: nuestro Partido estará con vosotros hasta la victoria final."

Asimismo, tampoco publican las palabras que un día pronunciara el actual rey de España. Como Vd. muy bien sabe, el 2 de noviembre de 1975, es decir, sólo tres días antes del inicio de la "Marcha Verde", el entonces Jefe de Estado en funciones, el príncipe Juan Carlos, viajó a El Aaiún y pronunció las siguientes palabras en el Casino Militar: "España cumplirá sus compromisos y tratará de mantener la paz... Deseamos proteger también los legítimos derechos de la población civil saharaui, ya que nuestra misión en el mundo y nuestra historia nos lo exigen”. Diez días más tarde, se firmaban los Acuerdos Tripartitos de Madrid (12-14 de noviembre de 1975), ilegales y jamás denunciados, y que abrirían la puerta al largo conflicto del Sáhara, que arrastra ya treinta y tres años.

En fin, sepa Vd. que los miembros del movimiento de solidaridad con el pueblo saharaui –en el que tiene un lugar de honor Poemario- estamos con la legalidad internacional y la defendemos; y que, precisamente por ello y como consecuencia de ello, apoyamos la justa causa de ese pueblo, avalada, por añadidura, por más de medio centenar de resoluciones de Naciones Unidas, torpedeadas por quien todos sabemos e incumplidas sistemáticamente. Y estamos también a favor del hermanamiento de los pueblos, de todos los pueblos, que es precisamente lo que no desea el Majzén ni sus poderosos lobbies, para así poder seguir manteniendo su poder, sus beneficios y sus privilegios. Habrá que decírselo al hermano pueblo marroquí.

De manera que, una vez aclaradas estas cuestiones, y puesto que ni deseo ni puedo dedicar más tiempo a estas insidias, ustedes verán si esta carta les sirve para algo.

En todo caso, y a título de despedida, hago mías las dolidas y humildes palabras con las que Poemario por un Sáhara Libre contestó su correo electrónico, en el que Vd. pedía le dieran de baja en su lista de envío de información, por la publicación del trabajo de Ana Camacho en GEES:

“Ahmed, te damos de baja como pides. Fascismo es lo que hace el régimen ocupante marroquí en el Sáhara y aquellos que le apoyan en una invasión ilegal de más de treinta años, con más de 500 desaparecidos, cientos de miles de desplazados, decenas de presos políticos en cárceles marroquíes (cifra actual, porque han sido centenares los presos en cárceles saharauis y marroquíes), más de treinta presos políticos saharauis en huelga de hambre, y un muro de la vergüenza ideado por altos oficiales del ejército israelí que divide el territorio y lo siembra de minas y destrucción.”

“Lamentamos que estos temas no suelan ser de vuestro interés en vuestras páginas, lamentamos que la causa árabe constantemente nos ignore y olvide, lamentamos que un tema como el de este artículo tan contundente, documentado y veraz sea despachado a la ligera con la palabra "fascismo", lamentamos tener que llevar más de treinta años lamentando el día en que Marruecos arrasó nuestra tierra. Lamentamos que nos defraudéis una y otra vez.

Un saludo,
Poemario”

Añado sólo una matización a esa respuesta de Poemario: En el momento de redactar estas líneas, el número de presos políticos saharauis en huelga de hambre en las cárceles marroquíes asciende a más de sesenta. Silencio de nuestros medios, silencio de nuestros gobernantes. Ya lo dijo Bertolt Brecht, que tampoco era fascista.

La presente carta abierta puede ser publicada y difundida por cualquier medio.

Atentamente,

Luis Portillo Pasqual del Riquelme
Doctor en Ciencias Económicas.
Ciudadano de la Unión Europea.
Madrid

http://www.saharaindependiente.org/analisis/w/analisis/an270308.htm

Nota de SR: actualmente, esta carta publicada en Kaosenlared.net ha alcanzado ya las 351 lecturas y 8 comentarios. Si quieres, puedes añadir ahora el tuyo

Fuentes:
*Luis Portillo Pasqual del Riquelme
*Kaosenlared.net