martes, 29 de abril de 2008

Aminetu Haidar: «Mi pueblo no va a aguantar mucho más la respuesta agresiva de Marruecos»

SUR.es

ACTIVISTA DE DERECHOS HUMANOS
Aminetu Haidar: «Me tortura la conciencia no conocer el destino de los desaparecidos saharauis»

«En el Sahara ocupado siguen los encarcelamientos, las torturas y la represión. Mi pueblo no va a aguantar mucho más la respuesta agresiva de Marruecos»

GEMA MARTÍNEZ. 27.04.08

Lleva 20 años en una lucha pacífica que reivindica el derecho de autodeterminación del Sahara Occidental, ocupado por Marruecos desde 1975. Su activismo la mantuvo durante cuatro años desaparecida en un centro secreto marroquí, en el que conoció las torturas y la vejación. Galardonada con el V premio Juan María Bandrés de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, esta mujer serena, de 40 años de edad y madre de dos hijos, volvió a ser encarcelada en 2006, tras ser apaleada brutalmente cuando organizaba una manifestación en la ciudad saharaui de Smara. Esta semana ha participado en unas jornada sobre mujer y violencia organizadas por Aspa en Málaga.

¿Cómo es la situación en el Sahara Occidental a día de hoy?

Siguen los encarcelamientos, las torturas, la represión.... No existe el derecho de expresar las opiniones, ni el derecho a la libertad. La situación hoy en día es aún peor, porque el 19 de este mes hubo una manifestación y las fuerzas de seguridad marroquí contestaron con una violencia brutal. Hay una mujer mayor ingresada en el hospital en situación muy grave, y un joven que está en coma. Los estudiantes saharauis sufren violaciones. Hay dos activistas de Derechos Humanos a los que también han torturado. Uno de ellos sigue en la cárcel.

Muchos saharauis hablan de volver a retomar la lucha armada ¿Qué puede ocurrir de aquí a finales de año?

Si se sigue torturando a la gente, violando sus derechos y respondiendo a las manifestaciones pacíficas de una forma agresiva, se puede esperar lo peor. El pueblo saharaui no va a aguantar mucho más, porque ya ha aguantado suficiente. Después de las declaraciones del enviado especial del secretario general de Naciones Unidas a favor de la propuesta marroquí, ya no queda ni una gota de confianza por parte de los saharauis en la ONU. Para ellos, la comunidad internacional ha perdido la credibilidad. Los saharauis seguro que van a buscar otra solución.

¿Cree que la comunidad internacional toma en serio la posibilidad de que el pueblo saharaui retome las armas?

Claro que lo va a tomar en serio. Los saharauis han luchado durante 16 años en unas condiciones peores que las actuales. Se llegó al alto el fuego por un acuerdo con Naciones Unidas y ahora esas Naciones Unidas fallan a los saharauis.

¿Marruecos le permite entrar en el Sahara Occidental?

Estoy en una situación especial. Salgo y entro, y no me dicen nada directamente, pero lo hacen indirectamente, contra mis hijos, contra mis familiares. No van contra mí porque soy una persona conocida y cuando estuve encarcelada intervino la Unión Europea y Estados Unidos. Eso no significa que los demás estén en la misma situación. Los otros activistas de Derechos Humanos saharauis que están en la zona ocupada no tienen ese privilegio.

¿Dónde están sus dos hijos?

Allí. Ellos no tienen pasaporte.

Torturada, encarcelada, apaleada... Usted misma ha dicho que es un milagro que siga viva. Después de pasar por todo eso ¿cómo se espanta al miedo?

Sé que con mi trabajo defiendo otras voces reprimidas que no pueden llegar lejos y eso me ayuda a superar el miedo. No me siento sola, me siento apoyada por organizaciones internacionales. Me empujan a seguir.

Los gobiernos parecen no escuchar ni al pueblo saharaui ni a todo ese movimiento solidario que le apoya.

Nosotros no contamos con los gobiernos; nosotros contamos con los pueblos. Los gobiernos vienen y van, pero los pueblos permanecen. Sensibilizando al pueblo conseguiremos que los gobiernos cambien respecto al Sahara.

¿Qué le exige el pueblo saharaui al Gobierno español?

El Gobierno español tiene una responsabilidad histórica, jurídica y moral en este asunto. Pedimos que sea valiente y haga lo que ha hecho Portugal con Timor del Este y que conceda al pueblo saharaui sus derechos.

En los campamentos de refugiados, la mujer saharaui es una piedra angular ¿cuál está siendo su función en el movimiento de respuesta que tiene lugar en el Sahara Occidental?

La mujer saharaui ha tenido y tiene un papel fundamental en la la lucha por conseguir los objetivos del pueblo saharaui. La mayoría de los manifestantes en las zonas ocupadas son mujeres; las mujeres han sufrido las torturas y las desapariciones, y siguen sufriendo.

¿Cuántos desaparecidos? ¿Cuántos presos?

Presos políticos hay 58. Los desaparecidos son 526.

Usted misma fue una desaparecida durante casi cuatro años.

Vivir esa experiencia me dio más fuerza para luchar. Me duele el alma y me tortura la conciencia no conseguir conocer el destino de esos desaparecidos.

Su propio caso es espeluznante.

Pasé encarcelada, sin juicio, cuatro años, con los ojos vendados, día y noche. La comida no valía ni para los animales. Fui torturada durante tres semanas. Me aplicaron corriente eléctrica, me amarraron a una silla con cuerdas, me pegaron seguidamente. En pleno invierno nos sacaban fuera y nos echaban agua helada. Los insectos vivían en mi cuerpo. Desconocíamos lo que pasaba fuera, y nuestros familiares desconocían si seguíamos vivos o no. Cada dos o tres meses traían perros salvajes Hay dos personas que estuvieron conmigo que aún siguen con las marcas de los perros. Nosotras tuvimos suerte de no ser violadas aunque los guardas lo intentaron. Hay otras que si lo han sufrido, y de forma brutal.

LA LUCHA

Lleva 20 años luchando de forma pacífica por la autodeterminación del Sahara Occidental.

Desaparecida: Fue detenida en 1986 por participar en una manifestación cuando miembros de la ONU visitaban el Sahara ocupado. Permaneció cuatro años en una cárcel secreta de Marruecos, con los ojos vendados. Fue liberada en el 91 con otros 300 presos.

Encarcelada: Volvió a ser encarcelada en 2006, cuando preparaba una manifestación en Smara. La imagen de su cara, desfigurada por los golpes, reflejó toda la crudeza de la represión.

Premiada: En 2005 fue galardonada con el premio Juan María Bandrés.

Fuentes:
*FANDAS-Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara
*SUR.es