sábado, 20 de diciembre de 2008

La pretendida ‘neutralidad’ de Human Rights Watch

Estos últimos días, y sin que sirva de precedente, los medios de comunicación van llenos de noticias sobre el Sáhara a raíz de la publicación del informe de la organización Human Rights Watch (HRW) sobre ‘Los derechos humanos en el Sahara Occidental y los campos de refugiados de Tinduf'. A continuación de este comentario, os facilitamos diferentes enlaces para que podáis leer la información y extraer vuestras propias conclusiones con libertad de criterio.

Si nos gustaría antes dar nuestra opinión. Hemos tenido acceso a un amplio resumen de dicho informe y su lectura nos ha apenado profundamente. A nuestro entender, el informe, en su conjunto, es absolutamente cuestionable, pues está cargado de ambigüedades, incoherencias, afirmaciones sucesivas que resultan contradictorias entre ellas, acusaciones veladas (o no veladas) realizadas sin aportar ningún dato, confusión de diferentes planos de la realidad mezclados sin distinción alguna, equiparación de realidades ‘supuestamente opresivas’ que se asemejan tanto como el día a la noche, acusaciones iniciales que posteriormente son desmentidas o matizadas, descontextualización de las violaciones de los derechos humanos denunciados (banalizando así por completo sus causas). A esto hay que sumarle desconocimiento (en el mejor de los casos), falta de rigor, frivolidad y, como consecuencia, elaboración de falsedades; también prepotencia, en unos casos (por ejemplo, al despreciar el descomunal conocimiento que le podría aportar a HRW la enorme cantidad de organizaciones solidarias que visitan a diario los campamentos de refugiados de Tinduf, seguramente una de las comunidades -la saharaui en el exilio- más observada del mundo), y silencio, en otros (nada dice HRW sobre la reiterada negativa de Marruecos a permitir la entrada de misiones de observadores internacionales en el Sáhara ocupado), etc., etc. Al final, resulta francamente patético que un informe que pretende denunciar la violación de los derechos humanos de expresión, asamblea y manifestación, no sólo no se pronuncie, sino que incluso ofrezca implícitamente legitimidad a la negación del mayor derecho que, en el caso de los saharauis, es el origen de todos sus males, el derecho a votar si desean ser independientes o no, cuestión que está legalmente reconocida por las Naciones Unidas al tratarse de un pueblo pendiente de descolonización, un proceso que Marruecos impide desde hace más de 30 años mediante una ocupación ilegal en la que HRW tampoco entra:

‘Recomendaciones a Estados Unidos y a Francia

Estados Unidos y Francia han expresado su apoyo con reservas al plan de autonomía de Marruecos. Estos dos países, junto con cualquier otro que apoye el plan de autonomía o cualquier otra propuesta para la resolución del conflicto del Sahara Occidental, deben condicionar explícitamente dicho apoyo al compromiso de las autoridades de respetar plenamente los derechos humanos de todos los ciudadanos, lo que incluye el derecho a expresarse y actuar de manera no violenta a favor de sus ideales sobre el futuro político del Sahara Occidental’.

A HRW le importa un pimiento que los saharauis puedan votar o no la independencia mientras puedan expresar ‘libremente’ que son favorables a ella... aunque esto les sirva de poco. Porque como todos sabemos, ese plan de autonomía de Marruecos excluye rotundamente la posibilidad de someter a votación la opción de la independencia. No es casual, pues, que el informe haya sido presentado en Rabat con el consentimiento de las autoridades marroquíes.

Somos plenamente conscientes de que este artículo es el peor de los que hicimos hasta ahora en el blog, pero ni tenemos el tiempo necesario para dedicarnos a detallar la crítica efectuada ni creemos ser los más idóneos para hacer la contrarréplica que merece el informe. Y, sobretodo, porque estamos casi seguros de que algún (o más de un) compañero o compañera jurista y/o especialista en el conflicto del Sáhara Occidental, estará ya dándole a las teclas del ordenador para poner las cosas en su sitio. Cuando eso ocurra y se publique, se entenderá mejor todo lo que hace un momento dijimos. Ahora nos apretaba la urgencia de decir ¡basta ya!, por muy Human Rights Watch que sea.

También queremos dejar claro, por si acaso, que no nos negaremos jamás a aceptar las críticas que razonadamente se demuestren -ni tampoco las mejoras que de ellas se desprendan- en materia de derechos y libertades. También en la RASD, si hiciera falta. Ahora o más adelante.

De todas maneras, el informe, en su globalidad, tiene un par de aspectos positivos. A los ojos de cualquier lector inteligente, no hay color, a la hora de emitir un juicio moral de condena, entre las fechorías que cometen unos (Marruecos) y las supuestas y ambiguas responsabilidades que se le atribuye a la otra parte (el Polisario). La segunda buena noticia es la constatación de que la brutalidad de la ocupación marroquí dejó de ser invisible para siempre.

Sahara Resiste

Informe 'Los derechos humanos en el Sáhara Occidental y los campos de refugiados de Tinduf'

EL PAÍS, 20-12-1008: Un informe internacional acusa a Marruecos de torturas en el Sáhara. Human Rights Watch pide que la ONU vigile la ex colonia española

EL PAÍS, 19-12-1008: Marruecos tortura a partidarios de la independencia del Sáhara Occidental, según HRW

NO OLVIDES DEJAR TU FIRMA Y REENVÍALO A TUS CONTACTOS:

2 comentarios:

nuria dijo...

Agradezco a SR la posibilidad que nos ofrece de reflexionar ante tanta confusión , que no deja de ser algo a lo que ya se nos tiene acostumbrados.

Mi aportación a la diofusión de este texto , es el compromiso de su divulgación , no vaya a ser que algún inocenton/ona "pique" y no lo cuestione. Gracias nuevamente.

boicotmarruecos dijo...

Como todos los que seguimos este conflicto y la causa del Pueblo Saharaui sabemos, una de las principales mentiras de los promarroquíes es que los saharauis en los campamentos de Tindouf están "secuestrados". Esta idea inunda los comentarios de las noticias sobre el tema. He viajado 3 veces a los campamentos y no he conocido a nadie que se sienta marroquí o secuestrado. Como en abril haré mi cuarto viaje a los campamentos (y me interesan todos los puntos de vista), les pido a los promarroquíes que me den nombre y dirección de algún "secuestrado" en los campamentos. La respuesta ya la sabemos todos: nadie me ha dicho nada...y es que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
Saludos y enhorabuena por el artículo.