martes, 25 de marzo de 2008

Testimonio del saharaui Yarba Mahfur. 'Me han echado del aeropuerto del Aaiun, negándome visitar a mi familia'


Poemario por un Sáhara Libre
24 de marzo de 2008

*60 PRESOS POLITICOS SAHARAUIS PERMANECEN EN HUELGA DE HAMBRE EN CARCELES SAHARAUIS Y MARROQUIES. LA INDIFERENCIA ANTE EL ESTADO DE LOS HUELGUISTAS PUEDE CAUSAR UNA TRAGEDIA.

Historia del saharaui residente en España Yarba Mahfud Mohamed en el aeropuerto de la ciudad saharaui ocupada de El Aaiun: “Me han echado del aeropuerto del Aaiun, negándome visitar a mi familia”

Ver +
fotos

Nombre: Yarba Mahfoud Mohamed. Paralítico en silla de ruedas, consecuencia de una herida en la guerra.

Esta es su narración:

“Tras adquirir un documento de viaje hecho en España de forma legal, decidí viajar a la capital del Sahara Occidental, El Aaiun, aprovechando las vacaciones de Semana Santa para visitar mis seres queridos, a los que por culpa de la ocupación injusta que vive mi país, no veo desde hace muchos años.

Como cualquier ciudadano tomé rumbo al aeropuerto hacia mi sueño tantas veces esperado. Todo empiezo después de salir de Barcelona con destino hacia Casablanca el día 18 de marzo de 2008 a las 23:55h, cuidando tener todos los papeles en regla para que no hubiera cabida a imprevistos.

Una vez llegado al aeropuerto de El Aaiun, fui detenido de forma injusta, ya que no accedí a afirmar la fórmula que me presentaron las autoridades marroquíes para poder acceder al territorio “soy un saharaui que vengo de regreso para pedir el perdón de nuestro rey”. Solo me ofrecieron la alternativa de volver a España, viendo el panorama que se me presentaba, con policías vestidos de paisano y el maltrato que estaba sufriendo. Lo que más me dolió fue ver a mis seres queridos esperando tras de unos sucios cristales, sin poder hacer nada, esperaba al menos poder abrazarles. Entonces dirigí a uno de los agentes diciéndole “esto no es un trato para un ser humano, sólo conlleva a más odio”. El policía me respondió “si no quieres estar aquí definitivamente, sólo te queda una opción y es volver por donde has venido”.

Todo esto ocurría mientras detrás de los cristales mis familiares hacían todo lo posible por acercarse a mí. Todo se llenó de gritos y lagrimas de impotencia, lo que me llenó de tristeza y rabia. Entre toda esa confusión algunos de mis familiares atravesaron la barrera pero les retiraron empujándoles de forma inhumana y a mí me empujaron hacia una esquina.

Minutos después llegó un avión procedente de Villa Cisneros y como un objeto me subieron al mismo, con destino a Casablanca. Llegado al destino me interrogaron de nuevo y siempre tratando de convencerme de ser “un saharaui que regresa a casa” como ellos querían que afirmara. Eso sería lo último que yo haría.

Me hicieron muchas preguntas por ejemplo si había recibido formación militar y dónde. Les respondí la verdad, que toda mi formación la hice en la escuela militar “Mártir Luali Mustafa Sayed”.

Entonces me quitaron mi silla de ruedas y me dejaron tirado en una silla. Lo que refleja su trato inhumano hacia una persona paralítica de la forma mas salvaje que uno puede imaginar.

En Marruecos todo es posible y más si se trata de derechos humanos. Así lleno de tristeza y rabia llegué a mi casa en Barcelona la mañana del 19 de marzo, sabiendo que estuve a punto de cumplir el sueño de poder volver a ver a mis seres queridos y los he pude ver durante escasos cuatro minutos me saludaron de dos en dos, como se ve en las fotografías, las autoridades marroquíes de ocupación, me dejaron con la miel en los labios”.

Fuente: Poemario por un Sáhara Libre