viernes, 21 de marzo de 2008

La cuarta ronda de negociaciones entre marroquíes y saharauis acaba de nuevo sin avances importantes

Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias (SCSC)

NOTA DE PRENSA
20-03-2008

Abdelaziz: “Los saharauis están por el derecho, los Derechos Humanos, la ley, la libertad de expresión, el referéndum y la solución democrática, mientras que Marruecos le niega al pueblo saharaui esos derechos”

Ali Beiba asegura que “en ningún caso, esto puede llamarse negociar, es imponer” y señala que Marruecos “confunde autodeterminación con anexión forzosa”

Manhasset (EE.UU.)/Nueva York/Argel.- La cuarta ronda de negociaciones directas entre Marruecos y el Frente Polisario en Manhasset, cerca de Nueva York, terminó el martes sin registrar avances verdaderos, indicó una fuente próxima a las conversaciones a la agencia saharaui, SPS.

Los dos protagonistas del conflicto del Sahara Occidental acordaron una quinta cita, a propuesta de Peter Van Walsum, enviado personal del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, al Sahara Occidental, que tiene la misión de facilitar las negociaciones, añade la misma fuente.

Aparte del acuerdo de principio de las delegaciones marroquí y saharaui de volverse a reunir de nuevo alrededor de una mesa de negociaciones, en un lugar y fecha que están por concretar, las posiciones de las dos partes han permanecido divergentes, añade.

En efecto, como en las tres rondas precedentes, la delegación marroquí se ha negado a debatir otra cosa que su plan de autonomía para el Sahara Occidental, posición que el Frente Polisario considera que va en contra de las resoluciones del Consejo de Seguridad, que ha pedido a las dos partes que negocien “sin condiciones previas”.

Sin embargo, Marruecos y el Frente Polisario se han puesto de acuerdo para extender el programa de intercambio de visitas de las familias saharauis entre los campamentos de refugiados y los territorios saharauis ocupados, indica esta fuente.

Marruecos “quiere imponer” su plan de autonomía para el Sahara Occidental “y no negociar” una solución que respete el derecho de los saharauis a la autodeterminación, denunciaba el lunes el Frente Polisario en la apertura de las negociaciones.

“La delegación marroquí ha venido a Manhasset para decir una vez más que no puede negociar más que la proposición (de autonomía) que prejuzga un reconocimiento de la “marroquidad del Sahara Occidental”, se lamentó el jefe de la delegación saharaui, Mahfud Ali Beiba. “En ningún caso esto puede llamarse negociar, es imponer”, señaló, añadiendo que Marruecos “confunde autodeterminación con anexión forzosa”.

“No hay progreso sustancial sobre una solución definitiva y justa del conflicto, a causa de la tradicional intransigencia de Marruecos”, declaraba por su parte el representante del Frente Polisario ante las Naciones Unidas y miembro de la delegación saharaui en las negociaciones, Ahmed Bujari.

Bujari, con el que habló por teléfono SPS poco después de que terminara la 4ª ronda de debates, indicó que “las proposiciones del enviado personal sobre las medidas de confianza fueron aceptadas por completo por el Frente Polisario, pero Marruecos las rechazó”.

Estas medidas “se refieren al intercambio de delegaciones políticas de alto nivel entre las dos partes, el desminado y la formación de comisiones mixtas militares entre Marruecos y el Frente Polisario, para asegurar, entre otras cosas, el respeto del alto el fuego” en vigor desde septiembre de 1991, precisó.

Van Walsum propuso también “que se organizasen seminarios periódicos y regulares entre los representantes de la población saharaui (a los dos lados del muro) para hablar de temas que no sean políticos”, añadió el diplomático saharaui.

Por su parte, el Frente Polisario quiso también “incluir en la agenda de las negociaciones el asunto de los Derechos Humanos que son pisoteados de manera cotidiana en los territorios ocupados por Marruecos”, señaló Bujari, pero Rabat “se negó, como rechazó las medidas de confianza de la ONU”, denunció.

El presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, pidió el domingo en Argel al Gobierno marroquí que no dejase pasar la ocasión de la 4ª ronda de negociaciones directas con el Frente Polisario para instaurar la paz y solucionar definitivamente el conflicto del Sahara Occidental.

“Esperamos que el reino de Marruecos no deje pasar esta ocasión de oro que le ofrece Naciones Unidas para la paz como ya ha perdido otras ocasiones en el pasado, para una solución definitiva del problema del Sahara Occidental", indicó Abdelaziz a la Cadena II de la Radio Nacional Argelina.

Para el presidente saharaui, el enviado personal del secretario general de la ONU “no debe contentarse con mencionar el alejamiento de las posiciones de las dos partes sino que debe citar las razones que residen en el hecho de que “los saharauis están por el derecho, los Derechos Humanos, la ley, la libertad de expresión, el referéndum y la solución democrática, mientras que Marruecos le niega al pueblo saharaui esos derechos”.

Por otra parte, el presidente saharaui ha pedido que no se hagan “dos pesos, dos medidas” al tratar los asuntos planteados en la escena internacional. Otras causas análogas a la del Sahara Occidental han suscitado la adopción de “posiciones fuertes por parte de la comunidad internacional”, indicó el presidente Abdelaziz que citó a este respecto el ejemplo de Kosovo cuya “independencia ha sido reconocida en un tiempo récord”.

Preguntado sobre el parecer de los que defienden que el asunto del Sahara Occidental “obstaculiza le edificación del Magreb árabe”, Abdelaziz señaló que “el verdadero obstáculo que bloquea la construcción del Magreb árabe no es otro que la ideología expansionista pregonada por Marruecos desde su independencia hasta el día de hoy”. (SCSC)

Fuente: Servicio de Comunicación Saharaui en Canarias (SCSC)