sábado, 16 de febrero de 2008

Un tribunal rechaza la querella de dos periodistas marroquíes contra Alí Lmrabet

Poemario por un Sáhara Libre
14 de febrero de 2008

Uno de los querellantes es Said Idda Hassan, corresponsal de la agencia de prensa marroquí MAP, viejo conocido de los saharauis por intentar reventar con violencia una conferencia del presidente saharaui Mohamed Abdelaziz en Madrid; también causó incidentes en un acto que contaba con la presencia del activista saharaui de derechos humanos Ali Salem Tamek. Curiosamente Said Idda Hassan es actualmente presidente de la ACPE (Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjeros)


EL MUNDO. 14/02/2008.

Un tribunal rechaza la querella de dos periodistas marroquíes contra Alí Lmrabet

El colaborador de EL MUNDO fue denunciado por los corresponsales de la agencia oficial de noticias de su país por decir en un artículo que son «informadores» al servicio del Estado

MADRID.- La octava sección de la Audiencia Provincial de Madrid ha revocado la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia número 74 de Madrid que condenaba al periodista Alí Lmrabet a indemnizar, con 3.000 euros, a cada uno de los dos corresponsales de la agencia oficial marroquí MAP en Madrid.

Mansour Madani y Said Ida Hassan, los dos corresponsales de MAP, habían interpuesto contra Lmrabet una querella por «intromisión al honor», a raíz de un artículo de opinión publicado por EL MUNDO el 11 de marzo de 2005 y en el cual el periodista marroquí aseguraba que los corresponsales de la MAP en el extranjero son verdaderos «informadores» al servicio del Estado marroquí.

«Redactan dos teletipos para la central de Rabat -añadía-: el primero es público y se difunde entre los abonados [y] el segundo es reservado y se destina a altas esferas del Estado», es decir, a todos los altos responsables marroquíes entre los que figuran los funcionarios de los servicios secretos.

Este juicio habría podido ser uno más en la jungla de la prensa, pero Rabat quiso hacer de este caso un asunto de Estado, buscando por todos los medios una condena que desacreditara el trabajo de Lmrabet y afectara la credibilidad del diario EL MUNDO.

No pocas veces se convocaron reuniones entre el Ministerio de Interior marroquí y la agencia MAP, cuyo director, Mohammed Khabbachi, concedió -hecho rarísimo- una larga entrevista a un diario próximo a aquel Ministerio en la que arremetía duramente contra Lmrabet. Después de esta entrevista, este diario, Aujourd'hui le Maroc, emprendió una campaña de difamación que alcanzó al director del diario EL MUNDO.

Por diversos motivos de estrategia, Rabat decidió tomar como abogado a Jesús Santaella, al mismo tiempo que pedía el concurso de Yunes Mjahed, el secretario general del Sindicato Nacional de la Prensa Marroquí (SNPM). En varias declaraciones a la prensa, Mjahed, generalmente discreto cuando hay trifulcas entre colegas marroquíes, salió a la palestra para tachar a Lmrabet de ser miembro de la «extrema derecha española».

Finalmente, en su auto del 21 de enero, que se conoció ayer, la Audiencia Provincial de Madrid revoca la sentencia contra Alí Lmrabet y condena a los demandantes a pagar las costas del juicio en primera instancia.

El auto no solamente da por probado que «la relación entre la agencia de noticias marroquí MAP y la Dirección General de Estudios y Documentación de Marruecos [servicios secretos] está suficientemente contrastada a la vista de los reportajes ya publicados en otros medios de comunicación de ese país y que constan en autos» (el actual director de la Dirección General de Estudios y Documentación, Mohamed Yassine Mansouri, fue el anterior director general de la MAP), sino que estima que el artículo de Lmrabet «no contiene expresiones injuriosas o insultantes». Además, defiende el derecho del colaborador de EL MUNDO a expresar «su opinión sobre un tema de indudable interés general, desde el punto de vista de un ciudadano marroquí».

Said Ida Hassan, uno de los corresponsales demandantes de la MAP, tiene un juicio pendiente por haber intentado reventar en 2005 una conferencia sobre inmigración que impartía Alí Lmrabet en la Universidad de Almería. En 2006 este insólito corresponsal, que curiosamente es el actual presidente de la ACPE (Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjeros) en España, fue arrestado y expulsado por la policía después de haber intentado reventar otro acto, el del presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Mohamed Abdelaziz, en el Ateneo de Madrid.

Un año antes, en junio de 2005, había intentado hacer lo mismo con una conferencia del independentista saharaui Alí Salem Tamek en el Foro Social de Barcelona.

Fuente: POEMARIO POR UN SAHARA LIBRE