martes, 20 de mayo de 2008

José Manuel de la Fuente, abogado propuesto para un premio europeo de Derechos Humanos por su trabajo como observador en el Sáhara ocupado


HOY.es

JOSÉ MANUEL DE LA FUENTE ABOGADO PROPUESTO PARA EL PREMIO DE DERECHOS HUMANOS

"Hay que parar de una vez el ataque feroz a los saharauis"


El abogado pacense lleva años asistiendo a juicios de presos saharauis y denunciando la violación de sus derechos

19.05.08 - M. M.

ALGUNOS DATOS

Trayectoria: José Manuel de la Fuente nació en Burgos en 1962. Desde los 10 años vive en Badajoz. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Extremadura.

Premios: Es responsable del
Observatorio de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Badajoz. Ha recibido el reconocimiento del Consejo de la Abogacía, el Colegio de Abogados de Chicago y la Asamblea de Extremadura.

José Manuel de la Fuente se sorprende de que los españoles seamos tan sensibles a la violación de los derechos humanos en Birmania o Tíbet y miremos para otro lado ante la situación de los saharauis, españoles de origen. Este abogado pacense no está dispuesto a que se olvide un problema que él califica sin ambages de 'genocidio'. Por eso lleva años asistiendo a juicios de activistas saharauis encarcelados por Marruecos y clamando, a veces en el desierto, para que España tome cartas en el asunto.

-El Colegio de Abogados le ha propuesta para un premio europeo de Derechos Humanos por su trabajo como observador en el Sahara. Es un asunto que los españoles tenemos olvidado.

-Desde el 26 de febrero del 76, cuando se baja la bandera en el último cuartel del Sahara, ha habido un silencio en la opinión pública y en los medios de comunicación. No es que los medios no informen, es que la opinión pública tampoco quiere saber. Ni tampoco los políticos. Hay una situación muy delicada, con una violación sistemática de los derechos humanos.

Españoles de origen

-En España se suele responder ante las crisis que se producen en el mundo: un terremoto en Perú o el tsunami. Pero en el Sahara, que era español, no.

-Era la 53ª provincia española. España es un país muy solidario. Mientras en otros conflictos se entiende muy bien, en este tema no, a pesar de que son españoles de origen.

-¿Qué le llevó a usted a interesarse por la situación de los saharauis?

-Yo llevo más de once años. Empecé a interesarme cuando estaba en boga el plan Baker y se había prometido el referéndum. Lo vi en la televisión y me impactó. Me fui a Canarias, viajé a los campos de refugiados e hice un trabajo sobre la justicia allí. A partir de ahí empecé a trabajar. Viajé a El Aaiun en abril de 2002 y hablé con familiares de desaparecidos, que me decían que en treinta años nunca había entrado nadie en el Sahara. Pude ver una fosa común y me impliqué más.

-Pero en estos años habrá visto que la respuesta de las instituciones no es muy positiva.

-Ha sido así durante estos años. Siempre ha habido un apoyo por parte del Colegio. Pero la soledad que hemos sentido ha sido tremenda. El que propone ahora el Colegio es un premio importante porque serviría para que Europa conociera el problema. Es un problema europeo y que Europea debe resolver.

-¿Qué tiene que pasar en el Sahara para que usted se sintiese satisfecho?

-Lo fundamental es que cese el genocidio. Lo saben las instituciones internacionales. Es un genocidio, no porque haya una querella en la Audiencia Nacional en trámite. Ha habido muchos desaparecidos, enterrados en fosas comunes, como las descubiertas en El Aaiun. Ha habido activistas saharauis muertos en las cárceles por las torturas. La población civil y desarmada sigue siendo torturada. Hay que parar de una vez el ataque feroz que sufren.

-¿Eso es previo a la autodeterminación o a que se cree un estado?

-Por supuesto. Para que Marruecos pueda ejercer esta represión en el Sahara tiene que ser con la connivencia de la comunidad internacional y de sus socios. Y sus socios son Francia y España. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas ha hecho un informe no publicado en el que desvela violaciones de derechos humanos en el Sahara.

-¿España se olvida del Sahara a cambio de una buena relación con Marruecos?

-Esa es la explicación que todos pensamos. Lo que está claro es que todos los gobiernos, desde Suárez hasta el actual, han tenido la misma política. Pero España sigue teniendo estatuto de ex potencia colonizadora y es la que más tiene que decir en la cuestión del Sahara.

-¿Qué ha conseguido con su trabajo como observador de esos juicios a activistas saharauis?

-La asistencia a los juicios como observadores internacionales es una figura reconocida en el mundo entero. Lo que pasa es que aquí nadie se atrevía a entrar o a nadie se le ocurrió. Lo cierto es que cuando empezamos una compañera de Barcelona y yo en 2002 en El Aiún ocupado ejercimos una labor que se hace en todo el mundo. Cuando vamos no sólo vemos los juicios sino que nos reunimos con las partes, con las autoridades, las familias, y elaboramos informes solicitando medidas.

-¿A dónde llegan estos informes?

-Los mandamos a todas las instituciones que tienen que ver con el problema. A las embajadas, a Naciones Unidas, colegios de abogados e instituciones humanitarias, como Human Rights Watch.. Son informes que tiene un peso técnico y jurídico. No sé si sirven, pero cuando estamos allí los juicios son más humanos. Si hay observadores los defensores tienen más interés en la defensa, les sirven para argumentar que son juicios políticos y no por delitos comunes. Incluso ayuda a que los presos tengan un trato más humanitario: se les permite sentarse o se le da agua si la piden. Si no, están horas y horas de pie. Se quejan de que son torturados en la misma sede del juicio, antes de salir. Existe impunidad absoluta.

-¿Confía en que la querella de la Audiencia salga adelante?

-Confiamos en que sí. Nosotros le hemos escrito una carta a Garzón. Me parece que es un juez que tiene valentía y experiencia. No hay que olvidar que está juzgando las desapariciones y torturas de españoles. Con DNI español. Creo que no hay duda de que se puede perseguir. Si la Audiencia estudia el genocidio del pueblo tibetano, donde no hay españoles, cómo no el de los saharauis.

Vacaciones de niños

-¿Usted va a seguir?

-Sí. A pesar de la incomprensión y la soledad. Viajar allí provoca mucha tensión. Normalmente vamos dos o tres abogados juntos. En Badajoz hemos participado seis. Y del resto de España hay algunos. Hay muchos temas para trabajar. Por ejemplo, el decreto del 76 que les quita a los saharahuis la nacionalidad yo creo que es inconstitucional y debería estudiarse. Habría que entrar con equipos jurídicos en esa cuestión.

-El gesto más solidario con el Sahara son las vacaciones de los niños, que vienen todos los años.

-Sí, hay una cooperación excelente. A mí me gustaría que las familias que acogen a los niños fueran más conscientes del problema. No sólo de la cuestión humanitaria. Si la gente supiera lo que está sucediendo realmente en el Sahara, el problema cambiaría. No se pueden denunciar las violaciones de derechos humanos que suceden en Birmania, que está bien que se haga y no decir nada de el Sahara.

Fuentes:
*SaharaLibre.es
*POEMARIO POR UN SAHARA LIBRE
*HOY.es

NO OLVIDES DEJAR TU FIRMA Y REENVÍALO A TUS CONTACTOS: