martes, 28 de abril de 2009

Carta abierta de los amigos del Sáhara - CEAS - ante la visita al Estado Español del Presidente de la República Francesa M. Nicolás Sarkozy


COORDINADORA ESTATAL DE ASOCIACIONES SOLIDARIAS CON EL SAHARA
Por la Descolonización y la Independencia del Sáhara

CARTA ABIERTA DE LOS AMIGOS DEL SÁHARA - CEAS - ANTE LA VISITA AL ESTADO ESPAÑOL DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA FRANCESA M. NICOLÁS SARKOZY

Nuestro estimado y respetado Monsieur le Président:

Al tiempo que saludamos la visita a España y el encuentro con el Presidente Zapatero de uno de los más destacados líderes y representantes de la voluntad de una construcción europeísta y al dignatario que representa la legitimidad democrática de un pueblo vecino y hermano, como el francés, quisiéramos, en nombre de las asociaciones españolas de apoyo al pueblo saharaui y de los millones de españoles identificados con la legitimidad de su lucha y con su voluntad inquebrantable de decidir libremente acerca de sí mismos y de su futuro, dirigirnos a Vd. Trasladándole algunas de nuestras consideraciones e inquietudes más urgentes.

Y, al hacerlo, ponerle de manifiesto, en primer lugar, que ninguna estrategia o juego político de estado puede pretender obviar la legitimidad y el derecho internacional en relación con el pueblo saharaui sin consecuencias y responsabilidades. Algo que Vdes. vienen poniendo en práctica de manera sistemática en relación con los problemas del Magreb y que, hoy por hoy, nuestros propios gobernantes parecen asumir y aceptar igualmente. No hay ninguna “grandeur” que se cree a costa de justificar o legitimar la ilegalidad o que subordine la justicia a los intereses del Mediterráneo, de Europa, incluso del mundo desarrollado y, mucho menos, de cualquier país como Francia o España.

Esa política de desprecio a la legalidad para pretender imponer la puesta en práctica de un falso “acuerdo” predeterminado en los despachos y en las cancillerías, la mal llamada autonomía a ejercer sobre una población soberana, carece de base, contradice los acuerdos internacionales y choca frontalmente contra la voluntad inequívoca de los y las saharauis y con el deseo del pueblo español de que se garantice el futuro de la población saharaui en base al ejercicio del derecho de autodeterminación.

El consenso político conseguido entre Francia y España podría tener, en este caso, consecuencias y resultados perversos si avala soluciones contrarias al derecho, a la voluntad legítima de la población afectada o a la opinión sopesada de los ciudadanos sobre los que se sustenta la legitimidad democrática de sus gobiernos.

Esa perversión aparece claramente evidenciada no sólo en el culpable silencio con que ambos gobiernos asumen las continuas y pública y reiteradamente denunciadas violaciones de los derechos humanos de la población saharaui sometida por parte del Reino de Marruecos sino, aún mas, por el veto francés en el Consejo de Seguridad a toda resolución que dé legitimidad a la resistencia de la población saharaui que vive en el Sáhara Occidental ante su invasor y la defienda frente a las constantes violencias a las que se ven sometidos por parte de las autoridades y de los cuerpos policiales y de seguridad marroquíes.

Un enorme muro de casi 3.000 kilómetros, plagado de campos minados, separa a los saharauis como se ha puesto de nuevo de actualidad en estos días a causa de incidentes que han dejado un muerto y varios heridos; pero Vdes., con sus políticas torticeras y su juego de de medias verdades y falsas voluntades de arreglo, no contribuyen sino a reforzarlo y realzarlo en la conciencia de los hombres.

En esa voluntad de acercamientos estratégicos y de coincidencias en el análisis deberían de ser capaces de asumir toda una experiencia colonial y de solidaridad postcolonial ejercitada desde España que parecen esforzarse por rentabilizar políticamente más que por conocer. Y es que España tendría que tener una mayor presencia y un mayor peso en esa búsqueda real de soluciones para un conflicto del que, lo quiera o no, es claramente corresponsable.

Querríamos pedirle, en esta hora del mundo, el coraje necesario para asumir una política en la zona que defienda la legitimidad y la justicia y que no transija con ni convierta en moneda de cambio las violaciones de derechos que sólo causan quebrantos y daños a la población sometida a la ocupación militar marroquí. Y que, del mismo modo, que, de forma equivocada, en otro tiempo quisieron instalar el Magreb en la modernidad y en la democracia aspiren hoy a que se ponga en práctica la liberación y la dignificación de los pueblos sojuzgados, como el saharaui, para posibilitar con ellas un desarrollo del Sáhara y del Magreb.

En Madrid, a 27 de abril de 2009

José Taboada Valdés
Presidente de CEAS-Sahara

Leer también el artículo de Carlos Ruiz Miguel, publicado en su blog Desde el Atlántico y en Té saharaui con ensaimada: Visita de Sarkozy y Kouchner: ¿Por qué nadie les pregunta por el Sahara?

Fuente: CEAS-Sáhara / Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara

NO OLVIDES DEJAR TU FIRMA Y REENVÍALO A TUS CONTACTOS: