jueves, 24 de diciembre de 2009

El parlamentario Mohamed Chaib: un ejemplo del compadreo entre España y Marruecos


Poemario por un Sahara Libre
19 de diciembre de 2009

La nacionalidad de Mohamed Chaib

EL PAIS (Cartas al director) CARLOS RUIZ MIGUEL (Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela) 19/12/2009

Leo en EL PAÍS unas declaraciones contra Aminetu Haidar de Mohamed Chaib, diputado del PSC en el Parlamento catalán. Afirma su periódico que Mohamed Chaib tiene la "doble nacionalidad, española y marroquí" y que pertenece, nada menos, que a "la dirección del Consejo de la Comunidad Marroquí en el Extranjero que preside Driss el Yazami, nombrado por el Rey con categoría de ministro".

Para pertenecer a este órgano hay que ser "marroquí" y no "de origen marroquí". Me pregunto cómo es posible que Mohamed Chaib tenga la doble nacionalidad, puesto que para obtener la nacionalidad española, según dispone el artículo 23.b del Código Civil, el interesado debe declarar que "renuncia a su anterior nacionalidad". Dado que Chaib parece que no ha solicitado la rectificación de las informaciones que le atribuyen nacionalidad marroquí y dado que ha aceptado formar parte de un órgano del Estado marroquí, quizás se pueda pensar que la declaración que en su momento hiciera Chaib de "renuncia a su anterior nacionalidad" no era sincera.

Si éste es el caso, espero que el ministerio fiscal y el Gobierno inicien los procedimientos pertinentes para privar a Mohamed Chaib de una nacionalidad, la española, que ha obtenido por medios que parecen fraudulentos.

Un diputado del PSC acusa a Haidar de practicar «chantaje emocional»

• Los socialistas pidieron a PP y CiU, pero no a sus socios de ERC e ICV, que no visitaran a la activista

• Mohammed Chaib, de origen marroquí, exculpa a Rabat y dice que el caso es político, no humanitario

EL PERIODICO. TONI SUST BARCELONA

El diputado del PSC Mohammed Chaib, de origen marroquí, está indignado por el caso de Aminetu Haidar, y sostiene que la comunidad marroquí en Catalunya –«300.000 personas», subraya– también está dolida por la actitud de la activista saharaui, en huelga de hambre desde hace un mes en el aeropuerto de Arrecife, en Lanzarote. Chaib sostiene que Haidar practica el «chantaje emocional» a España y a Marruecos, le atribuye «una provocación» y denuncia que gente próxima a ella la perjudica al empujarla a persistir en su protesta: «Su entorno no deja que piense por sí misma. Y quien tiene hijos y una madre es ella».

El parlamentario, relata, lleva días indignado, y convive con la sensación de que la posición marroquí no está siendo comprendida en Catalunya. Asegura que el grupo socialista respeta sus ideas, aunque da por hecho que sus denuncias pueden no ser entendidas por algunos: «Dirán que soy un vendido, pero el caso Haidar no es humanitario, es político, ella lo convirtió en político. No quiero perjudicarla».

Para el miembro de Ciutadans pel Canvi el asunto tiene una posible resolución clara. «Puede ir al consulado marroquí de Las Palmas y pedir el pasaporte. Tiene DNI marroquí. Además, España le ha ofrecido documentación y asilo. Con su actitud, Haidar quería poner en conflicto a España y a Marruecos». Él y otra gente, agrega, están intentando mediar en el conflicto: «Hablando con gente de aquí y de allí».

«NO QUIERO QUE MUERA» / El diputado insiste una y otra vez que si la activista «solo quisiera ver a su familia y no hablase de un proyecto político» el tema estaría «resuelto». Y precisa: «No quiero que Haidar muera y no lo quieren los marroquís. No son unos salvajes». Chaib defiende su posición al relatar que nunca ha protestado por el envío de ayuda humanitaria a los saharauis, «faltaría más». Pero si el tema es político, dice, la cosa cambia: «Tengo derecho, como político, como diputado, como catalán, a pensar diferente». También invita a dejar de pensar en el caso del Sáhara Occidental como cuando empezó el conflicto, hace más de 30 años. «La independencia no será posible». Solo la autonomía que ofrece Rabat es viable, según él, que denuncia que es imposible que las familias que viven en los campos de refugiados en Tinduf (Argelia) quieran prolongar la vida que tienen, y atribuye a la cúpula la voluntad de mantener la lucha. «Marruecos no abandonará el tema del Sáhara nunca. Aunque pasen otros 30 años», subraya.

Chaib afirma que los marroquís que viven en Catalunya perciben una campaña en contra de su país: «Han hablado mal de Marruecos, del Gobierno y del rey. ¿Qué debemos hacer? ¿Quedarnos callados?». Y no cree que Marruecos deba rectificar: «Ningún país del mundo permitiría que llegues a su frontera y digas: ‘Tengo DNI marroquí, tengo pasaporte marroquí, pero no soy marroquí’. Es una provocación».

VIAJE ‘INOPORTUNO’ / Las consideraciones de Chaib son personales, pero también el grupo del PSC vive con cierta tensión el caso Haidar. Por ejemplo, con motivo del viaje que el lunes emprendieron para visitar a la activista 10 mujeres, cuatro de ellas diputadas del Parlament. En concreto, fueron Anna Figueras (CiU), Marta Cid (ERC), Eva García (PPC) y Dolors Camats (ICV). También la socialista Consol Prados fue invitada a sumarse a la comitiva. Declinó el ofrecimiento.

Según fuentes parlamentarias, Prados no se limitó a ello, y habló con Figueras y con García para comentarles que el viaje no era adecuado y que podía entorpecer las gestiones del Gobierno en favor de Haidar. Es decir, las invitó a no desplazarse a Canarias. García y Figueras confirmaron que o ellas o sus partidos habían recibido la llamada, aunque no hablaron de presiones. Curiosamente, nadie advirtió ni a Camats ni a Cid de que no resultaba conveniente que visitaran a Haidar. Con lo cual, el PSC no pidió a sus socios en el Govern la prudencia que sí reclamó al PP y a CiU. Prados rechazó ayer «entrar en conversaciones privadas».

Más información: El régimen marroquí, los nuevos piratas de África. Mohammed Chaib ataca de nuevo y disgusta al Parlament de Catalunya...

Ver toda la información publicada en SAHARA RESISTE

Fuente: Poemario por un Sahara Libre