lunes, 24 de diciembre de 2007

Según Mohamed Abdelaziz, 'todos los saharauis quieren volver a la lucha armada'


Tifariti (territorios saharauis liberados), 23/12/2007 (SPS) Todos los saharauis “quieren volver a la lucha armada”, pero el Frente Polisario “sigue prefiriendo por el momento la opción diplomática”, afirmó el viernes el Presidente saharaui, Mohamed Abdelaziz, en Tifariti, en los territorios saharauis liberados.

“La prioridad es la solución pacífica y las negociaciones, pero éstas deben ser limitadas en el tiempo”, ha declarado Mohamed Abdelaziz en una entrevista a la APS, la primera tras su investidura para un nuevo mandato como Presidente de la RASD.
Prestó juramento el viernes en Tifariti, al terminar el XII Congreso del Frente Polisario, que lo ha reelegido como Secretario General del movimiento de liberación saharaui.

Según la Constitución saharaui, el Secretario General elegido por el Congreso del Frente Polisario se convierte automáticamente en Presidente de la RASD, hasta el Congreso siguiente.

“Nuestra fidelidad a nuestros derechos a la libertad y la independencia no tienen comparación más con nuestra disponibilidad a sacrificarlo todo para alcanzar nuestros objetivos, por la paz y las negociaciones, la Intifada en los territorios ocupados o la lucha armada”, añadió.

Preguntado sobre si el Frente Polisario fija una fecha tope para volver a las armas, el Presidente saharaui señaló que “numerosos delegados han afirmado en el Congreso que esperar aún más de un año sin avances reales en las negociaciones sería inaceptable”.

“Reanudaremos la lucha armada una vez que tengamos la convicción de que las cosas no van a avanzar, que Marruecos no quiere una solución pacífica y que la ONU habrá fracasado en hacer que termine el proceso de descolonización del Sáhara Occidental”, precisó.

Tras la próxima ronda de las negociaciones en Manhasset, cerca de Nueva York, prevista del 7 al 9 de enero próximo, “haremos una evaluación del proceso de paz y tomaremos entonces las decisiones que se imponen”, indicó.

Mohamed Abdelaziz aseguró que los saharauis están “dispuestos a una guerra de larga duración, sin límites en el tiempo o en el número de batallas”.

“Tenemos una experiencia de dieciséis años de lucha armada (1973-1989) y sacaremos provecho de ello”, dijo.

Respecto a la próxima ronda de negociaciones, declaró que no es “muy optimista en lo tocante a un cambio de postura de Marruecos vista la experiencia que los saharauis tienen de dicho país y de las posturas expresadas por sus oficiales, que no quieren hablar más que de autonomía, cosa que es inaceptable”.

Marruecos “pisotea la legalidad internacional y las resoluciones de Naciones Unidas respecto al derecho de los saharauis a la autodeterminación y ha renegado de sus compromisos anteriores de aceptar que se celebre el referéndum”, recordó.

“Así pues, le pedimos a la ONU que presione a Marruecos para conseguir que se ponga de acuerdo con sus propias resoluciones”, continuó.

“Tenemos la completa confianza en que en un próximo día, Marruecos se verá forzado a respetar la legalidad internacional en el Sáhara Occidental, ya que el tiempo del colonialismo terminó en el mundo entero”, aseguró.

El primer responsable del Frente Polisario afirmó aún que “antes o después, el pueblo saharaui arrancará su libertad, y para eso está decidido a realizar todos los esfuerzos y sacrificios necesarios”.

Pidió a Marruecos que “reconsidere su postura, para construir con él y con los demás países vecinos un Magreb árabe pacífico y próspero, para el bienestar de todos”.
Por otra parte, el Presidente saharaui señaló que la “Intifada por la independencia”, que comenzó en mayo de 2005 en los territorios saharauis ocupados por Marruecos, se “reforzará”.

Esto se hará, explicó, “rompiendo el bloqueo que las autoridades coloniales marroquíes mantienen sobre los territorios ocupados, donde las Naciones Unidas deben implicarse para hacer que se respeten los Derechos Humanos”.

Anunció también la decisión del Frente Polisario de “reconstruir los territorios liberados, que reúnen las condiciones necesarias para que se establezca la población”.

En ese marco, y de forma simbólica, el Presidente saharaui ha colocado la primera piedra para la construcción de una mezquita en Tifariti (370 km al este de El Aaiun, capital ocupada del Sáhara Occidental), donde ya existe un pequeño hospital y base de lo que será la sede del Parlamento. (SPS)

Fuente: SPS- SAHARA PRESS SERVICE